Gandia sigue unida contra las prospecciones petrolíferas en su costa


El Ayuntamiento de Gandia sigue manifestando su rechazo total a estas prospecciones y va a continuar con las alegaciones en todas las fases del proceso.
Se va a reclamar que se elabore un estudio de impacto medioambiental antes de acometer la primera fase.
El estudio se realizará con la colaboración de la Universidad Politécnica de Valencia.




 

Gandia sigue unida contra las prospecciones petrolíferas en su costa

El grupo de trabajo del gobierno de Gandia encargado de estudiar las prospecciones petrolíferas frente a la costa valenciana, se ha reunido a las 10 de esta mañana para estudiar y valorar la sentencia del Tribunal Supremo que desestima los recursos presentados por el consistorio gandiense contra las prospecciones petrolíferas frente a la costa de Gandia.

El coordinador del gobierno de Gandia, Víctor Soler, ha comunicado que el próximo miércoles se materializará el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Gandia y la UPV con la firma que convertirá a la entidad académica con el profesor Miguel Rodilla a la cabeza, en la encargada de elaborar el informe de impacto ambiental que presentarán al Ministerio contra las prospecciones petrolíferas frente a su costa.

Soler ha comparecido en rueda de prensa junto al consejero delegado de asuntos de alcaldía, Javier Reig, para dar cuenta de la reunión de grupo de trabajo sobre las prospecciones que se ha celebrado hoy y donde se ha informado sobre la desestimación del recurso presentado ante el Tribunal Supremo por el Ayuntamiento de Gandia contra estos trabajos.

Las alegaciones presentadas por el Consistorio eran las mismas que las que ya expuso el Ayuntamiento de Valencia con dos aportaciones más, por un lado se decía que no se había dado cuenta de los trámites de información y audiencia pública, y por otro se comunicaba que según el reglamento vigente en su momento, cualquier empresa que quisiera llevar a cabo estos trabajos debía ser una SA. En este sentido, el proceso en el que se solicitaron los permisos hubo una modificación normativa por la que cualquier tipo de empresa puede optar a ellos.

Según ha comunicado el portavoz municipal, el siguiente paso será presentar una serie de alegaciones a la primera fase, llamada Adquisición sísmica 3D, en la que se reclamará que es necesario un estudio de impacto medioambiental. “Si al final se resolviera que si es necesario, ha dicho Soler, para nosotros sería una muy buena noticia porque ganaríamos tiempo de reacción y planificación y seríamos capaces de presentar un estudio de impacto ambiental muy potente con el que cargarnos aún más de razones para paralizar las prospecciones”.

Este informe se elaboraría con la colaboración de la Universidad Politécnica de Valencia con quien se ha firmado un convenio para que sea un aliado estratégico en esta lucha. La persona coordinadora será el profesor Miguel Rodilla que pasará a formar parte del grupo de trabajo.

“La estrategia del Ayuntamiento es el rechazo total de las prospecciones, vamos a alegar todas las fases del procedimiento que se puedan alegar y vamos a recurrir todo aquello que se pueda recurrir. Somos conscientes de la gravedad de la cuestión porque nos estamos jugando el futuro turístico, pesquero y medioambiental de nuestra ciudad” ha asegurado Soler.

Si este recurso también fuera desestimado los trabajos de la primera fase podrían comenzar en el último trimestre de 2013. Según ha informado Javier Reig, en ese hipotético caso, se recurriría en Contencioso Administrativo y se solicitaría la suspensión del procedimiento por lo que mientras se resolviera el proceso no cabría lugar a empezar esa primera fase.

A pesar de lo negativo de esta decisión judicial, Soler ha querido destacar que la sentencia reconoce a Gandia y a su Ayuntamiento como parte interesada en todo el procedimiento porque reconoce que estas prospecciones son perjudiciales para la ciudad.

El ejecutivo local sigue a la espera de la respuesta del Ministerio sobre la reclamación que le hizo respecto a la necesidad de presentar un estudio de impacto ambiental que pueda evitar las prospecciones o en caso contrario podrían comenzar a finales de este mismo año 2013.