El Arzobispado tendrá que devolver la herencia de un vecino de Gandia


El Tribunal Supremo ha anulado la donación de una finca y dinero particular al Arzobispado de Valencia por incumplimiento del acuerdo de la donación. El Tribunal viene así a confirmar la sentencia que ya dictara la Audiencia Provincial de Valencia




 

El Arzobispado tendrá que devolver la herencia de un vecino de Gandia

Los hechos se remontan a 1993, cuando un vecino de Gandia, José Pascual Romero, decidió donar al Arzobispado de Valencia dos solares y una cantidad de dinero con el expreso deseo de que fueran destinados a la construcción de una iglesia.

Pascual Romero falleció en 1996 y el Arzobispado decidió poco tiempo después vender las fincas a una constructora para que edificara en ellas viviendas. Ante esta decisión, los hermanos y sobrinos de Pascual decidieron recurrir a la justicia por entender que la voluntad de su familiar había sido incumplida y la justicia les da la razón.

La vía judicial se ha dilatado en el tiempo ya que pese a que en primera instancia los tribunales ya dieron la razón a los familiares de Pascual, el Arzobispado decidió recurrir todas las sentencias y ahora ha llegado la última que ratifica la condena al Arzobispado a devolver el dinero obenido por la venta de la finca vendida, así como el dinero recibido.