Los vecinos de la Playa de Daimuz han mostrado su malestar ante los precios abusivos del agua potable


Los vecinos de la Playa de Daimuz han mostrado su malestar por la situación que están viviendo ante lo que consideran son unos precios abusivos en el servicio de agua potable. En concreto estas protestas se refieren a las tasas que hay que pagar para conseguir que las viviendas de nueva construcción consigan tener servicio de agua potable, ya que el precio del “enganche” con la conducción general asciende a unas 40.000 pesetas si se trata de un apartamento y unas 70.000 si se trata de una vivienda unifamiliar. Estos precios son mucho más elevados que los que se pagan en el pueblo, donde la concesionaria es EGEVASA y el precio por el mismo servicio es de 14.000 pesetas. Los vecinos se quejan de que el gobierno municipal se desentiende de sus protestas y les remite a la empresa concesionaria que como única respuesta dice que son los precios tarifados. A este problema se suma el de que las condiciones del agua, con altos índices de nitratos, desaconsejan su consumo en personas mayores, lactantes, enfermos o mujeres embarazadas. Los vecinos han decidido recurrir a la Consellería para intentar solucionar su problemática.




 

No todo ha sido valoraciones positivas para la XXIII edición de la Universidad de Verano de Gandia que finalizaba el pasado viernes, más bien al contrario.

Unión Valenciana considera que ha sido una vez más una Universidad sectaria ya que no se ha invitado a participar a determinados sectores de la sociedad, como su propio partido político, un partido que según recordaba Xavier Carbonell, tiene más de 132 concejales en la Comunidad y es un partido con grupo parlamentario, algo que no se puede decir de algunos de los invitados a participar en actividades abiertas como la mesa redonda del pasado jueves.

En cuanto a los cursos, Carbonell no ha entrado a valorar su contenido o calidad docente, pero sí que ha asegurado es otra muestra de "sectarismo", ya que en la elección de los ponentes parece que estemos ante "un reparto del pollo" donde se mira más el carnet político de los mismos que otros aspectos más importantes. El PSOE y el BLOC parece, según Carbonell, que se reparten los ponentes de forma alicuota, al igual que hacen con otras actuaciones o actividades municipales.

El director de la Universitat d’estiu de Gandía , Joan del Alcazar, ha  querido salir al paso a la declaraciones realizadas por Unió Valenciana. Alcazar asegura que a la hora de elegir a los participantes en la mesa redonda  de  representantes políticos celebrada la semana pasada en la Universitat d’estiu, la organización siguió una línea específica  de elección de  los integrantes de esa mesa.

 

“La organización  decidió invitar  a tres corporaciones con representación en las Cortes Valencianas y otros dos partidos que sirvieran de representación  a la ciudad de Gandía” asegura Joan del Alcazar .  El director de la Universitat d’estiu afirma que respeta las opiniones  de cada uno y que en el ejercicio de su profesión trata de mantener una relación de “exquisita institucionalidad” con cada uno de los partidos políticos de la ciudad de Gandía