Tavernes de la Valldigna reduce este año su déficit en casi 4 millones


La liquidación del presupuesto 2012, aprobada por decreto de Alcaldía el 7 de marzo de 2013, indica que el remanente de tesorería ha pasado de 4.434.454,62 a 555.638,63 euros, es decir, se ha reducido en 3.877.816 euros.




 

Tavernes de la Valldigna reduce este año su déficit en casi 4 millones

El Alcalde de Tavernes de la Valldigna, Jordi Juan, y el Regidor de Economía y Hacienda, Víctor Borràs, informaron ayer en el Pleno del Ayuntamiento de la liquidación del presupuesto de 2012. Expresaron su satisfacción por los resultados y afirmaron que son fruto del trabajo en equipo y del esfuerzo de todas las regidorías del Ayuntamiento. Son la muestra visible de una gestión responsable y sensata.

Estos resultados son un claro indicativo de que la línea de gobierno del Ayuntamiento de Tavernes va por buen camino. El porqué de que en solo un año se hayan conseguido estos buenos resultados, básicamente se puede entender en tres puntos básicos: una optimización de los recursos, la inyección de liquidez de los prestamos y, especialmente, la reducción de las facturas de 2012 pendientes para tramitar en 2013.

El Alcalde y el Regidor de Economía indicaron que todo esto se ha conseguido en un año, manteniendo los servicios públicos y sin paralizar la ciudad en ningún momento. Así, a pesar de que han hecho disminuir el déficit en casi 4 millones de euros, y que se ha reducido el ratio de endeudamiento con entidades financieras, el resultado de ejercicio 2012 es positivo en 1.831.029 euros, el Ayuntamiento todavía tiene un déficit de medio millón de euros.

De esta manera, una gestión responsable del presupuesto, la elaboración de unas cuentas realistas en una previsión de ingresos y gastos coherente y, especialmente, no gastar más de lo que se tiene, ha permitido que de la gestión directa del presupuesto 2012 se hayan ahorrado 1.831.029 euros.

Por otra parte, la inyección de liquidez e ingresos que el préstamo de la línea ICO ha supuesto para el Ayuntamiento ha hecho posible pagar todas las facturas pendientes con los proveedores, anteriores al 31 de diciembre de 2011.

Finalmente, otro punto fundamental que ha permitido la reducción del déficit ha sido reducir al mínimo el número de facturas que no han cabido en el ejercicio de 2012, y que se están tramitando en 2013. La bajada en este concepto es algo muy significativo, ya que mientras en 2011 había 1.161.985 euros en facturas que no cabían en el presupuesto de 2011 y se tramitaron en 2012, en este 2013 solo hay 283.331 euros en facturas que no cabían en el presupuesto de 2012.