La vigilancia rural de Daimús evita el robo de cítricos


Se destinó a un policía local en exclusiva para patrullar las zonas rurales, es decir, todos los caminos del término, entre el núcleo urbano y la playa.




 

La vigilancia rural de Daimús evita el robo de cítricos

El servicio de vigilancia rural de Daimús ha evitado el robo de unas 400 arrobas de naranjas a propietarios de la localidad. Según el alcalde, Francisco Javier Planes, estos hurtos habrían supuesto "grandes pérdidas a los agricultores”.
El gobierno de Daimús destinó a un policía local en exclusiva para patrullar las zonas rurales, es decir, todos los caminos del término, entre el núcleo urbano y la playa. El servicio arrancó a finales de enero de este año y desde ese momento "El vigilante ha parado a unos 15 coches que llevaban cítricos robados de huertos de Daimús", como indicó Planes. Este efectivo realiza su trabajo de lunes a viernes, mientras que los fines de semana son sus compañeros quienes supervisan las zonas rurales del término.