El Ministerio certifica que el edificio Innova era una obra ‘ilegal’


El caso Innova continúa en fiscalía por tratarse de unos hechos que podrían ser constitutivos de fraude de subvenciones, malversación de caudales públicos y prevaricación.




 

El Ministerio certifica que el edificio Innova era una obra ‘ilegal’

Después de la reclamación de la Agencia Tributaria al Ayuntamiento de Gandia, para que devuelva los 6 millones de euros de subvención que otorgaron en su día al consistorio gandiense gobernado por el Socialista Orengo, para finalizar unas obras del edificio Innova que nunca vieron la luz, y alegando que las subvenciones finalistas sólo pueden tener el fin con el que se solicitaron, los Socialistas acusan al gobierno actual del PP de endeudar a Gandia con más de 940.000 euros en intereses de demora por la mala gestión del gobierno local y no finalizar las obras cuando aseguran que sí había dinero para ello, pero decidieron paralizar un proyecto que el PSOE afirma que ellos sí habrían terminado.

El Alcalde de Gandia, Arturo Torró, lamenta que el exalcalde Orengo mienta a la ciudadanía ya que fue el gobierno del PSOE quien paralizó la obra por no destinar el dinero de la subvención a pagar el Innova, pero afortunadamente ahora tiene que hablar la justicia que dictará sentencia ya que tiene toda la documentación en su mano y no la información sesgada que ofrecen los Socialistas para crear confusión entre la ciudadanía.

El caso Innova continúa en fiscalía por tratarse de unos hechos que podrían ser constitutivos de fraude de subvenciones, malversación de caudales públicos y prevaricación. El PP recuerda que el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino comunicó a Orengo, cuando comenzó a construir el Innova, que no podía construir sin una autorización, y que la documentación no se ajustaba a la realidad para justificar unas obras ‘ilegales’ y según consta en la denuncia de Fomento, por sus usos no autorizados.

 

El Ministerio a través de la Confederación Hidrográfica del Júcar, requirió a Orengo para que subsanara las carencias que presentaba el Innova en dicha zona que afecta a la acequia del Rei, por lo tanto había que proceder a su demolición. Además, la empresa adjudicataria abandonó la obra por los impagos de 1,3 millones de euros del anterior ejecutivo socialista con el Alcalde Orengo y ahora la obra está a medias, impagada, y el dinero gastado.

Al único que se le pagó fue al arquitecto estadounidense, Peter Eisenman (amigo de Mut) al que le dieron 350.000 euros por un proyecto inacabado. La justicia determinará quien tiene la razón en este polémico caso Innova.