Karina Vercher considera su cese una venganza por votar en contra de los presupuestos de Tavernes


Vercher ha indicado que “solo en el sueldo del alcalde y en el de Víctor Borrás el ayuntamiento gasta más de 100.000 euros anuales, es decir 10 veces más que lo presupuestado para Cáritas."




 

Karina Vercher considera su cese una venganza por votar en contra de los presupuestos de Tavernes

Tras reunirse con sus simpatizantes, la concejal de Bienestar Social destituida por el alcalde Jordi Juan, que previamente había renunciado a su sueldo y había propuesto hacer lo mismo a Juan y a Borrás hasta aprobar el presupuesto, ha emitido una nota de prensa en la que considera que su cese es una Vendetta del alcalde nacionalista por atreverse a exigir el cumplimiento del programa de la coalición. Según Vercher, “puede que algunos ya hayan olvidado su programa electoral, pero yo recuerdo que el mío pedía más gasto social, más ayudas para las familias que sufren la crisis, políticas activas de ocupación y un relanzamiento de la participación ciudadana”.

Karina Vercher afirma que el presupuesto descartado presentaba más 30.0000 euros de gastos cuestionables o prescindibles, mientras que no incluía de 2.000 euros más para Caritas o Creu Roja. Por poner un ejemplo, Vercher ha indicado que “solo en el sueldo del alcalde y en el de Víctor Borrás el ayuntamiento gasta más de 100.000 euros anuales, es decir 10 veces más que lo presupuestado para Cáritas. Claro así se entiende que Jordi Juan dijera en el plenario que no hace falta más dinero para Cáritas”.

Por otra parte, Karina Vercher ha demostrado que sus socios de gobierno faltaron a la verdad durante el plenario ya que conocían desde hacía meses sus propuestas. Concretamente, “el día 11 de febrero, durante mi permiso por lactancia, envié por escrito al concejal de hacienda Víctor Borrás una primera propuesta de presupuesto que incluía, entre otras cosas, incrementos para Cáritas y Creu Roja, 3.000 euros para abrir el vivero de empresas o la implementación de un plan de participación ciudadana”.

Según Vercher, el día 13 de marzo el concejal de hacienda informó por escrito a Vercher que, por falta de recursos, no había incluido en el borrador del presupuesto los incrementos a Cáritas, Creu Roja, la partida del vivero de empresas, participación, etc. El 20 de marzo Vercher informó a Borràs que no podía aprobar el presupuesto en esas condiciones y que proponía bajar los sueldos de los concejales con delegaciones para poder cumplir con su programa y así obtener más recursos para las otras partidas.

Así mismo, según la concejal, se celebró una reunión de urgencia del pacto el 27 de marzo, para hablar del presupuesto, en la que Compromís y PSOE se centraron únicamente en la partida de participación ciudadana. Hubo más contactos y reuniones pero al final en la Comisión de Hacienda del 29 de abril se presentó un borrador de presupuestos que no incluía ninguna de las peticiones de Vercher y ya en esta votación el gobierno quedó en minoría, proponiendo la concejal que se postpusiera su votación en el plenario.

Por todo ello, Karina Vercher acusa al concejal de hacienda y al alcalde de actuar de forma prepotente e infantil. Vercher ha advertido que “no permitiré que Tavernes se quede sin un presupuesto social que incluya medidas de fomento del empleo, un plan de participación ciudadana para poder escuchar directamente la voz de los vecinos y una bajada de sueldo de los políticos que acerque nuestras retribuciones a las del resto de trabajadores de Tavernes y todo ello en medio de la peor crisis económica de los últimos 50 años”.

Finalmente, Vercher ha anunciado que se reunirá con el resto de portavoces de los grupos políticos del ayuntamiento para llegar a un acuerdo que permita la aprobación del presupuesto antes de final de mes.