Enrique Benavent agradece en El Espejo de Onda Naranja su nombramiento de obispo de Tortosa


Monseñor Enrique Benavent recibe su nombramiento de obispo de Tortosa dando “gracias al Señor” y pidiendo “perdón por mis fallos”.




 

Enrique Benavent agradece en El Espejo de Onda Naranja su nombramiento de obispo de Tortosa

El obispo auxiliar de Valencia, monseñor Enrique Benavent Vidal, cuyo nombramiento como obispo de la diócesis de Tortosa por parte del papa Francisco ha sido hecho público hoy, ha asegurado que acoge esta designación “con dos palabras desde el corazón, gracias y perdón”.

A las 12 del mediodía, tras el rezo en el Palacio Arzobispal del Regina Coeli, el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, ha leído ante la curia diocesana y el personal del Arzobispado, en el Salón del Trono, la comunicación de la Santa Sede con la designación de monseñor Benavent al frente de la diócesis tortosina, de la que tomará posesión el próximo 13 de julio, según ha anunciado el prelado al término del acto.

Tras hacerse pública su designación el ya obispo electo de Tortosa, que ha recibido una prolongada ovación por los asistentes, ha querido “dar las gracias al Señor por todo lo que me ha regalado en la vida; lo que yo soy me lo ha regalado el Señor por mi familia y por medio de la Iglesia”.

Monseñor Benavent también ha dado las gracias “a todos los arzobispos que he conocido en la diócesis durante estos años en los que he trabajado, ayudando al cardenal Agustín García-Gasco y, en los últimos cuatro años, al actual Arzobispo, monseñor Carlos Osoro, con los que he intentado vivir mi ministerio episcopal con espíritu de comunión y colaboración sincera”.

Además el prelado ha querido “pedir perdón porque no hacemos las cosas como debemos de hacerlas y, seguramente, en mi vida cristiana, sacerdotal y episcopal habrá habido momentos en los que habré podido hacer las cosas mejor, que debería haber estado más disponible o debería haber servido con más alegría; esto forma parte de nuestra vida pero también si en estos años he tenido algún fallo os pido que lo disculpéis y que me perdonéis”.

Por otra parte, “mi aceptación de este nombramiento quiere ser una respuesta de amor al Señor”, ha expresado monseñor Benavent, que ha precisado que, en este sentido su designación es también “una llamada a que siga al Señor, al igual que Él le pidió a Pedro que le siguiera, que me lleva a dejar mi tierra y mi diócesis de toda la vida como una expropiación”.

Tras pronunciar estas palabras, el obispo electo de Tortosa ha leído un saludo a su nueva diócesis y que ha sido recibido, con un aplauso por parte de los presentes en el Salón del Trono del Palacio Arzobispal.

Por su parte, el arzobispo de Valencia ha señalado que para él este nombramiento ha supuesto “una alegría, porque un hijo de la Iglesia en Valencia se va para ser pastor de Tortosa, pero también es una pérdida porque en estos años he trabajado con él y me ha ayudado mucho en una diócesis que yo desconocía”.

Asimismo, monseñor Osoro ha subrayado que la marcha de “don Enrique es una pérdida también para la Facultad de Teología de Valencia, que pierde a un gran profesor con una cabeza muy bien amueblada, y una pérdida para todos nosotros”, aunque ha confesado que “quiero pensar que cuando regalas lo mejor que tienes, el Señor también te hace regalos abundantes”

Por último, el Arzobispo, antes de fundirse en un abrazo con monseñor Benavent, le ha agradecido “todo lo que has trabajado y servido en esta Iglesia, donde no has vivido para ti mismo sino que has puesto lo que sabías y tenías a disposición de todos nosotros” y le ha dicho que “ésta sigue siendo tu casa, tu tierra, estamos cerca y aquí sigues teniendo a tu gente que te queremos de verdad”.