Los vecinos de Kentucky no piensan pagar la última cuota de urbanización


Según aprobaron en la última asamblea celebrada esta misma semana, los vecinos de la urbanización Kentucky, también conocida como Veles e Vent, no van a pagar el último recibo de las cuotas de urbanización, por entender que las obras no están acabadas y que el alcalde se comprometió a no girar los recibos hasta acabar las obras o hasta finales de agosto. Los vecinos se quejan de que el concejal de urbanismo haya aprovechado la ausencia del alcalde para incumplir el acuerdo.




 

La asociación de vecinos se siente engañada por lo que entienden es toda una serie de incumplimientos en el proceso de urbanización de su sector. Una urbanización que no ha estado exenta de problemas y polémicas.

En un comunicado, los vecinos aseguran que los periodos de ejecución de obra se han ido incumpliendo uno por uno, al igual que algunas de las condiciones del proyecto inicial, como la construcción de dos colectores, que se ha convertido en uno sólo. Pero además aseguran que pese a que el alcalde les prometiera recientemente que no se les pasaría al cobro la última cuota de urbanización, es decir la de liquidación, hasta que las obras no estuvieran definitivamente finalizadas, esto no se ha cumplido, ya que más de la mitad de ellos ya han recibido los recibos que han de liquidar antes del 30 de julio, pese a que las obras no está previsto que acaben hasta finales de agosto.

Los vecinos acusan de este engaño al concejal de urbanismo Jaume Borrás, que aseguran ha aprovechado la ausencia del alcalde, en viaje oficial a Chile, para iniciar el cobro y asegurar a los vecinos que si no pagan, se les girará el recibo con recargo.

La asamblea vecinal decidió en primer lugar no realizar el pago, además de iniciar los contactos con un gabinete profesional de arquitectura para que realice una auditoría de las obras y a la vez ponerse en contacto con la Consellería para presentar las denuncias pertinentes. Los vecinos aseguran que prefieren llegar a un acuerdo con el consistorio, por lo que van a esperar el regreso del alcalde antes de tomar ninguna medida definitiva, pero que el acuerdo ha de pasar por la finalización definitiva de las obras.