Guillermo Barber asegura que el pago a proveedores no acarreará ninguna deuda para Gandia


El Ayuntamiento de Gandia anunciaba esta semana el tercer plan de pago a proveedores, que se hará efectivo a partir del próximo mes de octubre. Compromís per Gandia ha advertido que estos pagos conllevarán un aumento de impuestos e hipotecar a la ciudad de Gandia con 250 millones de Euros en los próximos 30 años. El concejal de Economía y hacienda de Gandia, Guillermo Barber ha desmentido estas declaraciones y ha asegurado seguir luchando por la reestructuración bancaria de la ciudad Ducal.




 

Guillermo Barber asegura que el pago a proveedores no acarreará ninguna deuda para Gandia

El grupo Municipal Compromis per Gandia han mostrado su satisfacción porque los proveedores del Ayuntamiento de Gandia podrán cobrar las deudas que acarrean con el mismo, pero el concejal Facund Puig no entiende el motivo de alegría del responsable de Economía y Hacienda de Gandia, Guillermo Barber, dado que asegura que este plan de pagos supondrá una subida de impuestos para los ciudadanos y un endeudamiento para la ciudad de 250 millones de euros en los próximos 30 años.

Por su parte, desde el grupo municipal Socialista de Gandia, han manifestado que el gobierno del PP debe explicar consecuencias y causas del tercer plan de proveedores. La concejala Ana García recuerda que el plan de pago a proveedores no es gratuito, ya que obliga al gobierno local a subir los precios públicos y las tasas hasta el 100% de su coste, y sólo se podrán aprobar medidas que determinen un incremento de cada tributo. 

El Concejal de Economía y Hacienda de Gandia, Guillermo Barber, ha desmentido estas declaraciones y ha asegurado que la medida de financiamiento que ha aprobado el gobierno del Estado es una muy buena noticia para la ciudad y que esta permitirá el pago a los proveedores sin adherir ninguna deuda al ayuntamiento de Gandia. Además ha declarado que el pago a proveedores no conllevará una subida de impuestos y afirma que a pesar de haber heredado una situación difícil por parte del anterior gobierno Socialista, siguen luchando por conseguir la reestructuración bancaria en un plazo no superior a los dos años.