La Variante de la Safor, más cerca


Los representantes de todos los partidos políticos de Oliva y los alcaldes de los municipios afectados, se reunían ayer en Madrid con responsables del Ministerio de Fomento para conocer el estado de la Variante de la N-332 a su paso por los municipios del sur de la Safor, una carretera que se confirmaba desde el Ministerio que no ha sido abandonada pero sí modificada sustancialmente con lo que el planteamiento principal que se sigue ahora es la liberalización de la AP7





 

La Variante de la Safor, más cerca

El Ministerio ya no contempla descartar la construcción de la variante sur de La Safor, la alternativa viaria a la N332 que en estos momentos atraviesa núcleos urbanos de diversos municipios de la comarca como Oliva, Bellreguard o Palmera, aunque sí que se va a redimensionar, de hecho el Ministerio ha informado en la reunión mantenida ayer con representantes políticos de los municipios afectados en la que se anunció que el trazado pasará de tener dos carriles en cada dirección a solo uno, aunque también se incluye en el nuevo planteamiento la utilización prioritaria de la AP7 como circunvalación, por lo que en cuatro meses se va a convocar una nueva reunión en la que se clarificarán algunos conceptos como el nuevo estudio de impacto ambiental, el estudio de viabilidad técnica y económica de la construcción de un enlace sur de la AP7 en Oliva.

Mientras se realiza dicha actuación, el Ministerio también ha confirmado que no piensa ampliar la concesión de la AP7 más allá de 2019 y que ahora se plantea implantar de inmediato dos posibles medidas que pasarían por la prohibición de circular vehículos pesados de más de 12 toneladas por los núcleos urbanos de la Safor a cambio de la eliminación o reducción significativa de los peajes entre Xeresa y Ondara y la segunda medida sería la reducción significativa del peaje entre Xeresa, Oliva y Ondara para vehículos ligeros y pesados como medida de estímulo para descongestionar el tránsito por el interior de los municipios afectados.

Ahora todo queda pendiente de la reunión que se volverá a mantener en cuatro meses con responsables del Ministerio y también del nivel de implicación de la Generalitat en la ejecución de alguno de estos proyectos.