Las lesiones medulares aumentan en verano por los accidentes de tráfico


La Conselleria de Sanitat advierte del incremento de lesiones medulares que se producen en los meses de verano a causa de los accidentes de tráfico y de las zambullidas en piscinas y playas poco profundas o con rocas, según informaron fuentes de la Generalitat. Al respecto, el conseller Rafael Blasco señaló que aunque la frecuencia de la Lesión Medular es ''variable'' a lo largo del año, es en el verano cuando aumentan ''notablemente'' las originadas por causa traumática debido ''a que, con ocasión de los múltiples desplazamientos vacacionales, se produce un mayor número de lesiones vertebromedulares por los accidentes de tráfico o a los accidentes por zambullida''.




 

Al respecto, el conseller Rafael Blasco señaló que aunque la frecuencia de la Lesión Medular es "variable" a lo largo del año, es en el verano cuando aumentan "notablemente" las originadas por causa traumática debido "a que, con ocasión de los múltiples desplazamientos vacacionales, se produce un mayor número de lesiones vertebromedulares por los accidentes de tráfico o a los accidentes por zambullida".

Para evitarlo, el equipo médico de la Unidad de Lesionados Medulares de La Fe aconseja extremar las precauciones y observar rigurosamente las normas de tráfico --controlar la velocidad, emplear los cinturones y cascos de seguridad, evitar el exceso de carga de los vehículos, respetar las señalizaciones y efectuar descansos cada 200-300 kilómetros--, así como evitar toda inmersión de cabeza en aguas poco profundas o desconocidas.

La Unidad de Lesionados Medulares del Hospital Universitari La Fe atendió durante el pasado verano un total de seis pacientes con lesión medular por accidente al zambullirse en aguas de poca profundidad.

Esta cifra supone un notable aumento de este tipo de accidentes en comparación con años anteriores, ya que la media suele ser de dos o tres casos al año. En concreto, los seis casos de tetraplejia por esta causa se deben a zambullidas en el mar (tres casos), ríos (dos casos) y piscinas (un caso).

Por ello, es de vital importancia recordar que al bañarse en aguas poco profundas o donde pueda haber rocas se debe evitar toda inmersión de cabeza o saltos, señalaron.

La Unidad de Lesionados Medulares del Hospital Universitari La Fe recibe una media de 60 pacientes al año procedentes de toda la Comunidad Valenciana, el 65 por ciento de los cuales tiene lesiones de origen traumático.

En esta unidad se atiende la Lesión Medular tanto en su aspecto vital como en el funcional, tratando de que los pacientes consigan el mayor grado de independencia según el tipo de lesión de cada uno de ellos.

Para ello, se realizan ejercicios físicos en el Gimnasio de Rehabilitación del centro y se les ofrece asesoramiento en la Unidad de Terapia Ocupacional, donde se realizan prácticas de actividades de vida diaria en un espacio que reproduce una vivienda convencional para lograr que el paciente pueda realizar con la mayor autonomía posible las tareas domésticas o pasar de la silla de ruedas a la cama, la bañera o el lavabo.