Campeonato del Mundo Juvenil de Remo - Ámsterdam 2006


Tras realizar una regata trepidante y plena de ambición, el Equipo Español, conformado por Luciano Moldovan con dos remeros Sevillanos (Joaquín Pabón Pérez/Sergio Canalejo Pazos) y dos Catalanes (Alex Sigürbjohnsson Benet/Adriá Caireta Clemente), terminó su camino en este Mundial, erigiéndose como el 6º mejor combinado Mundial en la modalidad.




 

Dos notas definen la actuación del Cuatro sin Timonel Español en este Mundial: Ambición y Entrega. Desde su primera regata, la eliminatoria del pasado miércoles, hasta la última, que ha sido la gran Final, el Cuarteto de la F.E.R. ha demostrado que venían a Ámsterdam por una medalla. Al final no lo consiguieron pero lucharon por ella con todas sus fuerzas desde la primera palada.

Alemanes e Ingleses, tras una salida rozando la ilegalidad, tomaron la cabeza de la prueba seguidos de Eslovenos y Españoles, dejando claramente por detrás a los combinados de Inglaterra y Francia. La potencia de Teutones, Británicos y Eslovenos, fue relegando a nuestro equipo poco a poco, que intentaba por todos los medios mantenerse cerca de los puestos de medalla. Iban a por la chapa, y ese esfuerzo sobrehumano para no perder el contacto con la cabeza de regata, les pasó factura, y aunque superaron el ecuador de la regata con casi y de ventaja sobre Franceses e Italianos, en los últimos 600 metros de regata, ya exhaustos, no pudieron evitar ser superados, tanto por transalpinos como por galos, que en esa loca carrera final recortaron casi al también roto cuarteto de Eslovenia, que se hizo con el Bronce con apenas de adelanto sobre la “Squadra Azzurra”. El título mundial fue conquistado finalmente por los representantes del Reino Unido, que en los últimos metros del recorrido lograron superar al cuarteto de la todopoderosa Alemania, que había comandado la prueba, desde su inicio hasta ese momento.

 

Puede que con una estrategia más conservadora, el Equipo Español hubiera obtenido la 4ª ó 5ª posición final, pero este cuarteto ya había demostrado que no había venido hasta Ámsterdam para especular. Salieron a luchar por una Medalla y para eso tenían que estar cerca de los mejores desde el primer momento, como ya habían hecho en sus dos regatas precedentes (Eliminatoria y Semifinal). Aún conscientes de que Ingleses, Alemanes y Eslovenos fueran superiores a ellos, los Españoles no salieron a luchar por una 4ª plaza. Fueron a por todas, poniendo todo su corazón en el empeño. Al final, pagaron el esfuerzo realizado por esa falta de rubor ante los grandes. A la postre, sin duda mereció la pena, aunque sólo fuera por la ilusión creada y vivida durante más entre todos los Españoles presentes en Ámsterdam.

 

Dos notas definen la actuación del Cuatro sin Timonel Español en este Mundial: Ambición y Entrega. Desde su primera regata, la eliminatoria del pasado miércoles, hasta la última, que ha sido la gran Final, el Cuarteto de la F.E.R. ha demostrado que venían a Ámsterdam por una medalla. Al final no lo consiguieron pero lucharon por ella con todas sus fuerzas desde la primera palada.

Alemanes e Ingleses, tras una salida rozando la ilegalidad, tomaron la cabeza de la prueba seguidos de Eslovenos y Españoles, dejando claramente por detrás a los combinados de Inglaterra y Francia. La potencia de Teutones, Británicos y Eslovenos, fue relegando a nuestro equipo poco a poco, que intentaba por todos los medios mantenerse cerca de los puestos de medalla. Iban a por la chapa, y ese esfuerzo sobrehumano para no perder el contacto con la cabeza de regata, les pasó factura, y aunque superaron el ecuador de la regata con casi y de ventaja sobre Franceses e Italianos, en los últimos 600 metros de regata, ya exhaustos, no pudieron evitar ser superados, tanto por transalpinos como por galos, que en esa loca carrera final recortaron casi al también roto cuarteto de Eslovenia, que se hizo con el Bronce con apenas de adelanto sobre la “Squadra Azzurra”. El título mundial fue conquistado finalmente por los representantes del Reino Unido, que en los últimos metros del recorrido lograron superar al cuarteto de la todopoderosa Alemania, que había comandado la prueba, desde su inicio hasta ese momento.

 

Puede que con una estrategia más conservadora, el Equipo Español hubiera obtenido la 4ª ó 5ª posición final, pero este cuarteto ya había demostrado que no había venido hasta Ámsterdam para especular. Salieron a luchar por una Medalla y para eso tenían que estar cerca de los mejores desde el primer momento, como ya habían hecho en sus dos regatas precedentes (Eliminatoria y Semifinal). Aún conscientes de que Ingleses, Alemanes y Eslovenos fueran superiores a ellos, los Españoles no salieron a luchar por una 4ª plaza. Fueron a por todas, poniendo todo su corazón en el empeño. Al final, pagaron el esfuerzo realizado por esa falta de rubor ante los grandes. A la postre, sin duda mereció la pena, aunque sólo fuera por la ilusión creada y vivida durante más entre todos los Españoles presentes en Ámsterdam.