Xeraco, Xeresa y Gandia llegan a un acuerdo sobre la AP-7 y la Nazaret-Oliva


Los ayuntamientos de Xeraco, Xeresa y Gandia han llegado a un acuerdo para poder abrir la carretera que enlaza la autopista A-7 con la carretera Nazaret-Oliva que desde el pasado 30 de junio permanece cerrada al tráfico. Según explicaba el alcalde de Xeresa, Ciprià Fluixà, la carretera se cerró por la peligrosidad que comportaba el tráfico denso para vecinos y transeúntes, ya que no se respeta la señalización y se provocan muchos accidentes. El acuerdo al que se ha llegado supondrá la instalación de mueva señalítica y la contratación de un policía local para regular y controlar el tráfico, por lo que se espera que en pocos días la carretera se pueda abrir al tráfico ofreciendo una vía más a los conductores y la posibilidad de circular por ella conseguridad.




 

Por otra parte, las condiciones climáticas mediterráneas de humedad y temperatura crean un hábitat idóneo para el desarrollo, multiplicación y pervivencia del insecto prácticamente durante todo el año, lo que hace más complejo y difícil su control.

 

En el litoral levantino español, se ha observado la presencia continua de mosca adulta durante todo el año, aunque las capturas durante los meses de enero y febrero son casi nulas. Cuando la temperatura durante el día supera los 14º C, la actividad de las moscas aumenta, y comienzan a buscar huéspedes donde depositar los huevos.

 

Las primeras generaciones de mosca, tras el invierno, ponen sus huevos en variedades tardías de cítricos, como Valencia Late.

 

#foto5izq#Los albaricoques, nísperos y primeros melocotones de la temporada dan la continuidad necesaria de huéspedes. El final de la primavera y el comienzo del verano ofrecen a la C. Capitata W. una gran diversidad de frutas (ciruelos, higos,…) En el mes de agosto, la mosca suele sufrir un descenso poblacional acusado, provocado por los vientos secos y cálidos de poniente que alcanzan temperaturas de más de 34ºC.

 

Al final de agosto, los primeros cítricos, como mandarinas tempranas Marisol, Okitsu, etc., comienzan a ser receptivas al ataque; a partir de septiembre y hasta finales de noviembre, las clementinas y primeras variedades de naranjas, como Navelinas, son los últimos huéspedes de la mosca antes de comenzar el nuevo ciclo.

 

A partir de esta secuencia y dadas las características de la agricultura mediterránea, en la que conviven de forma intensiva todo tipo de especies y variedades de cítricos y frutales, se entiende que es bastante complicado el control de este insecto-plaga, y más cuando no existe un método específico para alcanzar un alto nivel de eficacia, sino que es la conjunción de todo un amplio abanico de estrategias, algunas tradicionales y otras novedosas, en fase de investigación o experimentación.

 

Control Biológico

 

#foto3izq#Los primeros métodos de lucha desarrollados para combatir la mosca de la fruta se basaban en el control biológico clásico. A lo largo de los años, se ha descubierto multitud de especies que actúan como enemigos naturales, aunque sólo unos pocos llegaron a establecerse, pero en cualquier caso, si bien el control biológico disminuye las poblaciones naturales de mosca, no ha habido ninguna especie hasta ahora capaz de mantener la población de C.Capitata por debajo de los umbrales de daños tolerables.

 

Los requerimientos esenciales para la utilización de parasitoides autóctonos o importados como potenciales agentes de control biológico son: alta especificidad y capacidad de búsqueda, incluso a densidades poblaciones bajas. Otro requisito indispensable es su capacidad de adaptación a las condiciones climáticas locales.

 

Actualmente, en el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias, se están criando dos parasitoides de mosca: D. Tryoni, parasitoide de larvas, y F. Arisanus, parasitoide de huevos. Se han realizado experimentos para evaluar sus condiciones óptimas de desarrollo y su potencial parasitario, tanto en laboratorio como en campo confinado.

 

Los datos de enemigos naturales, unido al conocimiento de los efectos secundarios sobre fauna útil en cítricos, permitirá desarrollar estrategias de conservación de aquellos que favorezcan el control biológico de la mosca.

 

 

Método de trampeo masivo

 

#foto2izq# Aparte del empleo de insecticidas, existen estrategias de lucha que se utilizan desde antes que se desarrollasen los propios insecticidas, que se emplearon antiguamente y siguen demostrando su valía, como es la captura masiva mediante trampas cebadas con atrayentes alimentarios. Hoy en día, este método ha mejorado mucho y ha evolucionado hacia atrayentes más potentes.

El principal problema es la necesidad de un número de trampas muy elevado para tener éxito. Actualmente, se están empleando de 45 a 90 trampas por hectárea lo que supone un coste muy superior al del tratamiento químico.

 

 

Métodos nuevos o alternativos

 

#foto4izq#Ante la situación actual de los métodos de control clásicos, surge la necesidad de desarrollar nuevos métodos para controlar la mosca de la fruta de forma más eficaz, económica y ecológica que las estrategias existentes.

 

 

 

 

 

Las alternativas que, en estos momentos, se han planteado y sobre las que se está trabajando intensamente son la utilización de insecticidas sustitutivos de los organofosforados.

 

Resumen

 

El aumento de los problemas originados por la mosca de la fruta ha motivado la puesta en marcha de un proyecto coordinado, en el que participan diversos estamentos, cuyo objetivo es investigar aquellos métodos de control económicamente rentables y respetuosos con el medio ambiente, compatibles con la producción integrada. La información resultante tiene como meta desarrollar un sistemas de control integrado que utilice de forma compatible aquellas técnicas de control que mejoren la producción de cítricos y el medio ambiente, y por tanto, la competitividad de nuestros cítricos en los mercados internacionales.