Un hombre muere de un ataque al corazón en la Playa de Daimuz


Un hombre de unos 80 años ha sufrido esta mañana a las 11:40 h un infarto de miocardio mientras se bañaba en la Playa de Daimuz que le ha causado la muerte. Efectivos de la cruz roja han visto como en la horilla un hombre caía desplomado al agua e inmediatamente han salido a asistirlo.




 

Un hombre muere de un ataque al corazón en la Playa de Daimuz

Los socorristas han retirado el cuerpo hasta la arena para poder atenderlo, y rápidamente se ha activado el protocolo de actuación movilizando al personal sanitario y la ambulancia de la Cruz Roja próximas al lugar donde se encontraba la víctima.

Allí mismo se le han realizado los ejercicios de reanimación cardio-pulmonares, pero presentaba parada cardio-respiratoria y se ha intentado sin éxito la reanimación durante 35 minutos.

Al lugar de los hechos se ha desplazado el médico del centro de Salud de Daimuz, y también el Servicio de Atención Médica de Urgencia se le ha aplicado el desfibrilador, pero nada se ha podido hacer para salvarle la vida. El cuerpo de la víctima ha quedado bajo custodia de la Guardia Civil hasta que el juez ha decretado el levantamiento del cadáver.

Por otro lado, en la Playa de Gandia, delante del Puesto Sanitario Principal otro hombre octogenario ha sufrido un infarto de miocardio a las 12:30h mientras entraba al agua para bañarse. Los miembros de salvamento y socorrismo se han dado cuenta que la víctima estaba consciente pero sufría para respirar.

El personal sanitario ha intervenido aplicando los ejercicios de reanimación cardio-respiratoria, consiguiendo estabilizar a la víctima para trasladarlo con la ambulancia al Hospital San Francisco de Borja donde continua en la Unidad de Cuidados Intensivos.

El calor, junto con las altas temperaturas que se están registrando estos días de agosto, pueden estar detrás de los ataques cardíacos en personas de avanzada edad. En el primero de los casos la victima utilizaba parches de ayuda al mantenimiento del ritmo cardíaco, y en el segundo caso la víctima ha sufrido una crisis de epilepsia.