Las unidades de Trastornos de la Conducta Alimentaria atienden a 159 pacientes en 2006


Un total de 159 personas han ingresado en unos de los tres hospitales de la Comunitat Valenciana, que cuenta con unidades de Trastornos de la Conducta Alimentaria, durante el primer semestre de 2006. Estos hospitales son el Hospital Provincial de Castellón, el Hospital La Fe de Valencia y el Hospital de San Juan en la provincia de Alicante.




 

De enero a junio de 2006, se ha hospitalizado en el Hospital San Juan a 15 personas, que han requerido una estancia media de 59 días. San Juan al no contar con Hospital de Día para realizar el seguimiento de las comidas, alarga la estancia hasta que se asegura que el paciente está recuperado.

 

En el Hospital La Fe han ingresado 134 pacientes durante el primer semestre de 2006, y la estancia media ha sido de 13,4 días. El Hospital de Día de trastornos alimentarios de enero a junio de este año ha dado 700 comidas vigiladas a las pacientes, los menús están elaborados por un equipo de dietistas. Además, durante las comidas los pacientes están supervisados por un equipo de enfermería.

 

Por lo que respecta al Provincial de Castellón son 10 las personas que han ingresado en lo que llevamos de año, y son 9 las que han recibido el alta por mejoría o curación. El Hospital de Día que se encarga de que las personas aunque recuperadas vuelvan para hacer las comidas, ha tenido una estancia de 784 pacientes, el índice de ocupación es de 64,26%.

 

El conseller de Sanitat, Rafael Blasco, ha señalado que los trastornos de la conducta alimentaria, más conocidos como anorexia y bulimia, representan un importante problema sanitario, que afecta principalmente a la población adolescente y la mejor vía de actuación es la prevención.

 

En este sentido, la conselleria de Sanitat ha desarrollado el Proyecto DITCA para la prevención, diagnóstico precoz e intervención en trastornos de la conducta alimentaria, que como se presentan principalmente en jóvenes adolescentes del sexo femenino, aunque los chicos no están exentos de padecerlos, por lo que, uno de los mejores lugares para intervenir y prevenir son los centros docentes

 

La población diana del proyecto DITCA son los adolescentes de ambos sexos, escolarizados en Educación Secundaria en la Comunitat Valenciana.

 

“La finalidad del programa es realizar un trabajo de prevención y detección precoz de las alteraciones de comportamiento y alimentación en la escuela, con el fin de diseñar unas medidas adecuadas para corregirlo” ha destacado el titular de Sanitat.

 

El proyecto DITCA

 

El proyecto DITCA está concebido para desarrollarlo en seis años hasta su definitiva implantación. Actualmente, después de evaluar a los alumnos de 3º y 4º de ESO, hasta el curso 2007/2008 se irá trabajando en diversos aspectos  evaluando el proceso de detección precoz y los resultados de la prevención primaria. Concluido este periodo se estará en disposición de implantarlo de forma continuada.

 

La finalidad del programa es formar a los profesionales sanitarios y de educación, desarrollar un programa on-line para la formación de profesionales de atención primaria que implique actuaciones con la familia y consultas on-line, además de la elaboración de un programa para padres.

 

El DITCA se lleva a cabo en colaboración con los docentes y orientadores de los centros escolares. La Conselleria realiza reuniones con los centros docentes y les envía  los cuestionarios para que los alumnos los cumplimenten bajo la supervisión de los tutores.

 

De igual modo, los profesores de educación física se encargan de comprobar el peso y la talla de los alumnos y remiten los cuestionarios a la conselleria.

 

La mayor parte del intercambio de comunicación entre la conselleria y los docentes se lleva a cabo a través de una página web que se ha creado expresamente www.ditca.net donde cada centro docente tiene su propia clave de acceso para introducir los datos con total privacidad.

 

Una vez remitidos los datos a la conselleria de Sanitat se evalúan los casos y se envía un listado codificado  al centro para preservar la intimidad de los alumnos con las personas con posible  riesgo  de sufrir algún trastorno. Posteriormente, el Departamento de Orientación mantiene una entrevista personal con cada alumno eliminando así los falsos positivos.

 

Tras valorar los casos con verdadero riesgo se elabora un informe y se derivan a las Unidades de  Trastornos de la Conducta Alimentaria de cada hospital de referencia en este tipo de enfermedades.