Fin de semana con actos vandálicos en la Playa de Gandia.


Entre las 04 y las 07 horas de la mañana del domingo, los actos vandálicos se hicieron presentes en la playa de Gandia. En la calle Legázpi, a la altura del nº 5, un individuo joven, sobre 22 años, se subió a lo alto de un vehículo estacionado, pisoteando el techo y rompiendo a patadas el parabrisas, horas mas tarde fué un pub, de la misma calle el que sufrió las íras de otro individuo, que a patadas y sillazos, que habia en el interior, rompió todos los cristales de la protección sonora del local.




 

Un sábado más es el balance, negativo, de los excesos de la gente joven que, bien el alcohol o alguna otra sustancia, hacen que enloquezcan y produzcan hechos como los que ocurrieron en la madrugada del domingo.#foto2izq#

 

Cuando el vecindario de la calle Legazpi se despertó para irse a la playa a tomar el sol, desayunar o a preparar las compras, muchas de ellas estaban junto al vehiculo de un turista de Jumilla ( Murcia ), cuyo vehiculo había sido, literalmente, pisoteado y destrozado, por un individuo de unos 22 años que subido a lo alto del mismo, pisoteó, hundiendo el techo y posteriormente arremeter a paradas contra el parabrisas haciéndolo añicos, con el consiguiente escándalo y ruido que produjo, algunos vecinos, debido al estruendo que originando, se despertaron, levantándose hasta el balcón y desde allí observar el acto vandálico que estaba realizando el mencionado individuo. Según nos contaron los vecinos, éstos no se atrevieron a decirle nada por miedo. Un miedo que va haciéndose presente cada vez con más intensidad, pues no se vislumbra ninguna solución, alguno de ellos se plantea buscar otras plazas en España, para pasar sus vacaciones, como les decía, terminada su obra, “maestra”, se fue, con otros tres individuos que iban con él pero que no intervinieron, solo estuvieron expectantes, observaron el “derroche de poder”, de la mencionada bestia, eso si, muy mermada de sus facultades mentales.#foto3der#

 

Horas más tarde, otro individuo, acompañado por un par de amigos, la emprendió el solito contra la cristalera de protección antisonora del Púb., emprendiendo a patadas la cristalera y posteriormente cogiendo unas sillas del interior, terminando su obra sin dejar ningún cristal sano, resumiendo, destrozándola totalmente. En esta ocasión un vecino aviso a la Policía, pero ésta, al parecer tuvo una madrugada muy movidita y los agentes de la Seguridad Ciudadana no pudieron llegar, pues no habían suficientes efectivos para dar abasto a los desaguisados que se produjeron la playa de Gandia.

 

Los comentarios que circulaban, según indicaban los vecinos o habitantes ocasionales de la mencionada calle, que además ven claramente como se realizan trapicheos y venta de sustancias prohibidas, pero que no se ve movimiento Policial para dar caza a estos individuos, también hablaron del aparcamiento de vehículos doble fila, impidiendo paso de otos vehículos y por consiguiente, las bocinas de los mismos impiden el descanso.#foto4izq#

 

Para terminar cuando salen de los establecimientos de diversión, éstos, ponen los motores a máximas revoluciones haciendo salidas como en la formula 1, además de las carreras que realizan sin pensar que puede salir alguna persona y podrían ocasionar un terrible accidente.

 

Parece ser que van a dirigir una carta a las autoridades locales solicitando el cambio de nombre de la calle pues esto se parece la serie de televisión de Tele 5, AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA, los vecinos la llaman “LA CALLE: AQUÍ NO HAY QUIEN DUERMA”. #foto5der#

 

Si las autoridades no ponen un remedio rápido, buscando un espacio en donde reubicar a estos negocios de diversión, mucho me temo que en poco tiempo, lo que tanto ha costado en lograr, en muy poco tiempo desaparecerá, ya que este tipo de individuos, los que destruyen nuestra playa, cada día van consiguiendo más adeptos para hacer el mal.