Los empresarios de la Safor y la Marina Alta piden el tren Gandia-Dénia


La Federación de Asociaciones de Empresarios de la Safor (FAES) se ha reunido con la Federación del Círculo de Empresarios de la Marina Alta, (CEDMA), para valorar la situación actual y reivindicar la creación de la línea de tren Gandia-Dénia, así como una salida de  la autopista entre Oliva y Bellreguard. 




 

Los empresarios de la Safor y la Marina Alta piden el tren Gandia-Dénia

Ambas asociaciones han manifestado que son conscientes de la actual situación económica, pero reivindican que ambas infraestructuras son necesarias para la Marina Alta y la Safor desde hace décadas. Han explicado que, aunque es cierto que se ha proyectado el Tren de la Costa, que unirá el litoral alicantino con el valenciano, dados los pocos esfuerzos, que según apuntan, han hecho las distintas administraciones para construir un tramo de escasos kilómetros se muestran escépticos ante un proyecto de esa envergadura, y han explicado que si el problema es el presupuesto o la dificultad técnica, se pueden llevar a cabo acciones menos costosas e igualmente necesarias como es el caso en la Safor de la creación de nueva salida de autopista entre Oliva y Bellreguard que aliviaría de tráfico de la carretera nacional, y en la Marina Alta, la variante de Benissa, también en la N-332, con trabajos iniciados pero paralizados desde 2009. Ambas asociaciones también han criticado que desde la administración no se preocupan por diseñar estímulos que ayuden a salir de la crisis así como la subida de impuestos. En la reunión también se trató el tema de la financiación de las empresas y autónomos, que según han explicado FAES y CEDMA, por mucho que los créditos a empresas se publiciten son muy difíciles de conseguir, y cuando se consiguen se hace a un precio 7 veces mayor al del resto de Europa. Finalmente ambas asociaciones han querido denunciar la forma en que se llevan a cabo las inspecciones fiscales en el terreno de los alquileres turísticos de apartamentos, y que consisten, según han explicado, en presentarse los inspectores de la Agencia Tributaria en la puerta del inquilino. Han recalcado que rechazan la existencia de apartamentos de alquiler ilegales, pero que esa no es la forma correcta de llevar a cabo las inspecciones.