Las lluvias muestran filtraciones de agua en la Colegiata de Gandia


Las lluvias registradas esta semana mostraron cuatro goteras y numerosas filtraciones de agua en la Insigne Colegiata de Gandia.




 

Las lluvias muestran filtraciones de agua en la Colegiata de Gandia

Desde que se terminaron las últimas obras de restauración, la Insigne Colegiata de Gandia sigue manifestando los mismos problemas que antes de su intervención.

Recordemos que las obras tuvieron un coste de 1.000.000 de euros, sufragadas por la Generalitat Valenciana, bajo la aprobación del entonces gobierno socialista y la Fundación de la Insigne Colegiata de Gandia, en contra de la postura del Sr. Abad, el Cabildo Colegial, y el Consejo Pastoral de la Insigne Colegiata.

La caída de cascotes son numerosas y constantes, de hecho algunos bancos registran golpes, fruto de la caída de las piedras, y los confesionarios están llenos de piedras en su parte superior. Lo que supone un peligro para los fieles y visitantes. También el entonces gobierno local, formado por los socialistas y plataforma, aprobó una subvención de 600.000 euros para la iluminación interior de la Seo gandiense.

Todo el alumbrado interior, según ha podido conocer la cadena COPE Onda Naranja, tuvo que ser modificado por el alto coste que suponía para la Parroquia, y las numerosas fundiciones que se producían. Este arreglo fue llevado a cabo por el actual gobierno del PP, tras darse cuenta el Alcalde, Arturo Torró, que la Insigne Colegiata no tenía luz interior, porque se habían fundido todas las bombillas en apenas cinco meses. "Sólo quedaban dos bombillas en funcionamiento", indica una persona de la Parroquia.

Cabe destacar que junto a la caída de cascotes, y los problemas de iluminación, habría que sumarle las goteras y fuertes humedades. El 29 de diciembre de 2009 concluyeron las obras de restauración de la cubierta, y el 23 de marzo de 2011 se registraron las primeras goteras y filtraciones en la Colegiata. Pero no es el único problema, porque apenas cuatro meses después de la restauración, aparecen las primeras humedades, las cuales estropean en numerosas ocasiones distintos cuadros, mantos, y tapices que se muestran en el templo gandiense. Y es cuando la Parroquia es conocedora de que con las obras de restauración se instaló un aparato antihumedad, vendido como última generación, que costó sobre 200.000 euros, y que demostró que no sirvió para nada. Pues eran numerosas las humedades.

También la entonces Bancaja, donó 30.000.000 de las antiguas pesetas, para la restauración de la Capilla de San Martín. En ésta capilla, se destruyó una escalera del siglo XVI, y cerró la entrada a la sacristía, "la cual tenía una mejor visión para controlar el acceso", nos explican desde la Seo. Esta escalera del siglo XVI, se cambió por unos cristales, la gran mayoría rotos al día de hoy, y que desde un primer momento producen fuertes filtraciones de agua, habiendo ocasionado en numerosas ocasiones que la gente se resbale, de hecho el 21 de enero de 2010 una persona se hizo un esguince y tuvo que intervenir una ambulancia para socorrer a la persona, según han informado a esta casa. Hay que añadir, que desde ésta intervención Bancaja se negó a seguir colaborando y donando dinero a la Restauración de la Insigne Colegiata, según informan desde la Seo gandiense.

Con las fuertes lluvias que se registraron en el día de ayer en la comarca de la Safor, han aparecido de nuevo las filtraciones y las humedades. "Hasta 11 de cubos de agua se llenaron durante toda la tarde y noche", indica el vigilante de la Colegiata. Cinco son las goteras que se pudieron observar: una en la capilla de san Antonio, situada en la parte izquierda de la misma. Otra en la capilla de santa Teresa, cabe destacar que esta capilla ha sido restaurada en dos ocasiones, por dentro y por fuera. Otra en la capilla del Sagrario o en el Sagrado Corazón de Jesús, ésta filtra el agua por el ojo de buey situado encima, y el agua cae por el centro, pudiendo producir un cortocircuito en tocar un foco de luz con el agua. Y dos en la capilla de san Martín, una entre los cristales, y otra entre las piedras situadas debajo del ojo de buey, ésta última gotera en numerosas ocasiones ha filtrado por los Santos de la Piedra, y les ha ocasionado que sus imágenes estén agrietadas.

También han aparecido humedades: se puede comprobar toda la parte inferior de las paredes de la Seo, como tienen agua y están mojadas, y como el manto de las dos vírgenes vestidas, la de los Desamparados y la Dolorosa están mojados en sus partes inferiores. Las puertas del coro se han abierto por la parte de abajo, y en la parte más nueva y que no ha sido intervenida todavía, es decir, la parte de la Sacristía, registra muchísimas humedades visibles nada más entrar en la misma.

A día de hoy no se ha transmitido a la Colegiata, la posibilidad de alguna intervención para solucionar estos problemas. Aunque según ha podido conocer COPE Onda Naranja, la Fundación para la Restauración de la Colegiata, está pendiente de una subvención de la Diputación para restaurar la Sacristía.