Arturo Torró, alcalde de Gandia, asegura que ha anulado la adjudicación del kiosko de la Marquesa para evitar malos entendidos


No había ilegalidad alguna, el kiosko o chiringuito de la Casa de Cultura se adjudicó mediante un proceso de negociado sin publicidad, proceso perfectamente legal y que los gobiernos anteriores de Gandia ya han utilizado en diferentes ocasiones.
A pesar de todo, el alcalde de Gandia ha decidido anular el proceso para evitar más malos entendidos y para "no alimentar a la fiera que se alimenta de basura", en clara referencia a los grupos de la oposición y a algún medio de comunicación afín a los socialistas




 

Arturo Torró, alcalde de Gandia, asegura que ha anulado la adjudicación del kiosko de la Marquesa para evitar malos entendidos

El Alcalde de Gandia, Arturo Torró, ha asegurado que anuló el proceso de adjudicación para evitar malos entendidos. Por eso, ahora el proceso de adjudicación se hará por concurso y con la presencia de la oposición para demostrar que son transparentes.

Torró ha lamentado que por culpa de las dudas de la oposición hayan tenido que anular un proceso que se hizo con transparencia. Ha lamentado también la situación en la que han quedado tanto el empresario que había conseguido la adjudicación y sobre todo el edil de cultura, que se ha limitado a hacer efectivas las recomendaciones de los técnicos del consistorio, los mismos técnicos que trabajaban en las anteriores legislaturas y sobre los que no debería haber dudas por parte de los socialistas ni los nacionalistas.


Así pues, ahora el proceso de adjudicación se hará por concurso y con la presencia de la oposición para demostrar que el gobierno es transparente.