Le devuelvo a la vida lo que me ha ofrecido… mi propia vida





 

Llegué a Narconon Los Molinos (Centro de Desintoxicación), con la única intención de encerrarme, sin esperanzas. Pensé que no iba a poder levantarme. Días antes yo misma le pedí a mi hermana Cecília que por favor me quitara de la calle, que yo era incapaz de controlar la cocaína. Comencé con 14 años a fumar gachís, luego anfetas, me dejé pinchar heroína con 15 años y con 17 me sorprendió el primer mono. De ahí en adelante ha sido una tortura para mi, para mi familia y mis amigos, que en todo momento han estado ahí, buscando como poder ayudarme. He probado todos los métodos. Mantuve el tipo algunas temporadas, que conseguía mantenerme limpia de drogas, pero siempre recaía. Algo no estaba funcionando y no sabía qué era y cada recaída era más destructiva e iba saltando más barreras, cosas que jamás yo pensé que iba a poder hacer y las estaba cieno. He llegado  pasar de todo. Comencé a buscar en drogas como ser libre y acabé presa, agotada, incomunicada y siendo el peón perfecto para un negocio que tiene el mejor sistema para anularte física y mentalmente. No sé ni a quines he enriquecido. Pensar así ahora me llena de rabia, me han utilizado como a un monigote, han matado a mis amigos y mi familia ha enfermado. Esto hoy no lo puedo todavía perdonar. Hoy soy una cobra que levanta su cuerpo para atacar a cualquiera que pueda manipularme y manejarme otra vez.

Tengo fuerzas, esperanzas y ganas de vivir. ¿Cómo lo he conseguido a mis 42 años? Pues por que tengo una familia, que a pesar de todo, durante casi 30 años, han luchado por ello, si alguna vez os he rechazado, os pido perdón. Hoy pienso que la vida te pone al lado de las personas adecuada y a las más fuertes. Os quiero, a mis amigos que han sabido esperar y estar cerca, con paciencia y por que por cada amigo que he ido perdiendo, parece que han aparecido otros para ayudarme. Y por que cuando me enfrenté casi a la muerte, no quise irme. La sensación de que había perdido mi vida, que no había luchado, no me gustaba. No es lo que hoy entiendo por existir, y por último por que todo a encajado con un método eficaz y exacto que es el que he encontrado en esta casa en Narconon Los Molinos, os aconsejo llamar al 902.999.912, a mi me devolvieron la sonrisa. Puedo decir que he nacido otra vez y que por primera vez en mi vida, la misma vida tiene sentido.

Estoy agradecida, emocionada y fuerte.

Gracias a todos por existir.

 

 

 

                                               Pilar Jiménez

                                               La Rioja