La celebración del 9 Octubre en Gandia ha vuelto a generar polémica, después de las declaraciones mantenidas por Fernando Mut.


La celebración del 9 Octubre en Gandia ha vuelto a generar polémica, sobre todo después de las declaraciones que Fernando Mut, portavoz del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento, ha realizado a los micrófonos de Cope Onda Naranja, declaraciones en las que asegura que el alcalde Orengo se avergüenza de las señas de identidad valencianas. Mut también ha asegurado que el discurso de Moya, y su mensaje son lamentables en todo su contenido, no sólo por su reivindicación de la autodeterminación, sino también por su no aceptación de las señas de identidad como son el Himno Regional y la Señera. Pero además, el PP ha denunciado públicamente que en la Junta de Portavoces en la que se debía pactar el contenido del acto institucional, fue una junta meramente informativa y sin dictamen, por lo que pese a las protestas formuladas por el representante de los populares, dado que no se pensaba hacer sonar el Himno ni se pensaba lucir en lugar destacado la Senyera, el acto quedó tal y como el tripartito había diseñado. Estas duras críticas de los populares, que previamente al acto institucional realizaran uno propio en la Plaza Rei En Jaume I, han contrastado con las valoraciones de la jornada que ha realizado el portavoz socialista Alfred Boix, quien ha asegurado que la jornada transcurrió con normalidad, en un clima envidiable de una ciudad plural en la que todos los grupos políticos pudieron expresar su opinión.




 

La celebración del 9 Octubre en Gandia ha vuelto a generar polémica, después de las declaraciones mantenidas por Fernando Mut.

El pasado viernes se celebró una cena homenage y despedida al que hasta hace apenas unas semanas era el Comisario de Policía Nacional de Gandia, Carlos Cantó.

Durane la cena, a la que asistieron representantes de las autoridades municipales, así como de una representación de la sociedad civil gandiense que no quisieron perderse el acontecimiento en el que se despedía a Cantó ya que ha sido trasladado a Alicante donde se hará cargo de la policía Judicial.

Aunque la estancia de Cantó en Gandia ha sido breve, ha dejado una huella importante en la sociedad por su carácter conciliador, dialogante y sobre todo por la colaboración conseguida entre los diferentes cuerpos de seguridad ubicados en la localidad y por haber conseguido rebajar de forma importante la delincuencia en la ciudad aumentando a la vez el número de efectivos policiales y su efectividad