Gandia preserva la Alquería de Martorell tras años de abandono


Con una inversión de 50.000 euros, de los cuales la Generalitat aporta 20.000 euros y 30.000 el consistorio gandiense, se está procediendo a frenar el proceso de deterioro de l’alqueria de Martorell que amenaza con convertirse en una ruina irrecuperable lo poco que aún queda en pie de este edificio del siglo XVI perteneciente a la familia del autor del Tirant lo Blanch, cuyo uso último fue el de ermita y que se emplaza junto a la nueva urbanización de Benipeixcar.




 

Gandia preserva la Alquería de Martorell tras años de abandono

Con motivo de supervisar la obra se han desplazado allí los tenientes de alcalde de Urbanismo, Toni Abad, y de Cultura, Vicent Gregori, quienes han destacado “la implicación del gobierno en la preservación del patrimonio histórico del municipio que durante tantos años los gobiernos del PSOE y Bloc no han hecho.

Como muestra aquí está l’Alqueria de Martorell y ha sido este gobierno quien, momentáneamente, ha buscado una solución” además han explicado al tiempo que ambos, Gregori y Abad, han avanzado que “el próximo paso será intentar buscar una subvención para poder rehabilitar y poner en valor la Ermita de Martorell”.

El gobierno ha demostrado así la preocupación por el estado de este edificio teniendo en cuenta que, en los últimos años, se ha acrecentado el riesgo de que sufra daños importantes en su ya frágil estructura.

La anterior intervención en la alquería de Martorell consistió en la retirada de la cubierta, que presentaba un avanzado estado de deterioro y que amenazaba con desplomarse completamente, y precisamente en esta actuación de ahora se está poniendo una  cubierta nueva para frenar su deterioro.