El Gobierno será inflexible con quienes incumplan el horario de cierre o ruidos en locales del Prado-Raval


Las multas oscilaran entre 2.000 y 6.000 euros y el cierre cautelar o definitivo de la actividad que se desarrolla.

A los reincidentes, se les obligará a instalar un medidor on line para acceder desde el ayuntamiento a los niveles de ruido que diariamente se realicen en el local.




 

El Gobierno será inflexible con quienes incumplan el horario de cierre o ruidos en locales del Prado-Raval

El teniente de alcalde de Urbanismo y Actividades, Toni Abad y la presidenta de la Junta de Distrito del Raval, Emi Climent, junto con responsables policiales, técnicos y representantes vecinales de las zonas del Prado y del Raval, se reunieron ayer para abordar la situación del ruido y las quejas vecinales provenientes de las actividades que se realizan en ambas zonas de Gandia.

Así las cosas, Abad explicó a los asistentes que con motivo de la Fira de Gandia los horarios de cierre de locales se prolongará una hora, siendo el tope de los bares a las 2.30 horas y los pubs a las 4.30 horas. No obstante, la Policía Local vigilará de cerca el cumplimiento de los horarios, inspeccionará los locales y cursará las correspondientes actas y denuncias si se infringe la ordenanza.

El teniente de alcalde de Urbanismo, Toni Abad, ha insistido en su promesa de ser inflexible con todo aquel local que incumpla el horario establecido. Es más, ha añadido Abad, “para aquellos que incumplan los horarios se les aplicarán sanciones económicas y aquel que, a pesar de ello, continue siendo reiterativo en sus actuaciones, despreciando el descanso y la ordenanza, podrá concurrir en el caso para que se decrete el cierre temporal de su establecimiento. Y si persiste en ello, incluso se podría decretar el cierre definitivo del local. Las normas están para cumplirse y debemos ser respetuosos con ellas. Sabemos que son medidas duras y agresivas pero todo aquel que cumpla la normativa no tendrá ningún problema”.

Otro aspecto abordado en la reunión entre vecinos y representantes del Gobierno, ha sido el tema de los limitadores de sonido instalados en los establecimientos, donde el propio concejal de Urbanismo ha destacado que “se han realizado las comprobaciones pertinentes y, en el caso que exista alguno que no lo tenga instalado o que su equipo de sonido esté precintado, no podrá abrir su establecimiento al público” ha informado hoy Toni Abad.

El concejal de Actividades ha añadido que el Gobierno de Gandia va a realizar controles e inspecciones que llevaran a cabo agentes de la Policía Local y todo aquel establecimiento que incumpla el horario, se exceda o manipule los limitadores o equipos de sonido, se les aplicará una sanción que puede oscilar entre 2.000 y 6.000 euros. Se trata, en palabras de Toni Abad, de intentar buscar el consenso, el equilibrio entre ocio y descanso, y que la normalidad reine entre los vecinos.

Por último, la novedad que adelantaron ayer los responsables municipales a modo de advertencia a quienes intenten burlar la ley es la preparación de “una nueva medida correctora y en donde se les obligará a instalar un aparato para controlar el sonido y los limitadores donde tendrá acceso on line el ayuntamiento. Hasta ahora, un inspector acude al local y graba los datos que ha almacenado el limitador y se marcha. A aquellos que hayan generado quejas durante el fin de semana e incumplan sistemáticamente los acuerdos y las normas, se les obligará a instalar un aparato donde accederá on line el ayuntamiento todos los días para realizar las lecturas, por lo que las sanciones serán ejemplares.