Copa de España de Escalada en Bloque


Ignasi Tarrazona Gasque, queda quinto en Reus y en Elda, se sitúa cuarto en la clasificación provisional de la Copa de España de escalada en bloque (Boulder) 2013 y se proclama campeón autonómico.




 

Copa de España de Escalada en Bloque

Por segundo año se celebra la tan ansiada Copa de Boulder, pero como ya ocurriera la pasada edición, la Federación española de deportes de montaña y escalada (FEDME) no organiza una competición específica (como si ocurre en la modalidad de dificultad —cuerda—) sino que aprovecha las pruebas autonómicas de las federaciones que han querido apostar por esta modalidad. En este ejercicio, cuatro han sido las federaciones implicadas, la catalana, la valenciana, la madrileña y la asturiana, por tanto serán cuatro (en lugar de tres) las pruebas a disputar.

Este hecho llega a provocar un cierto desconcierto en los competidores, ya que cada autonomía tiene libertad para elegir el sistema de competición (lo cual ya se sabía), pero no se ha homologado el sistema de puntuación y no se aplica la calificación internacional de la IFSC, que si se aplica en las pruebas nacionales organizadas por la propia FEDME, en la que se prima la consecución del TOP en el menor número de intentos, y posteriormente se considera el haber hecho BONUS.  De momento en las dos primeras pruebas, se ha optado por sustituir el bonus por puntuar alguna de las presas del bloque (bien señalizadas en la prueba catalana que puntuaba las cinco últimas presas, pero poco transparente en la prueba valenciana —que no indicó en la reunión técnica que presas iban a puntuar, al contrario se dijo que la final sería por top y bonus y finalmente se optó por puntuar pero sin indicar la valoración de las presas—), pero sin valorar el número de intentos con lo cual se ha dado la circunstancia que escaladores que han conseguido el mismo número de tops que otros con un solo «pegue» han quedado por detrás de otros que han necesitado más intentos para realizarlos.

En la primera prueba celebrada en Reus, la jornada fue algo maratoniana y estresante. Por la mañana se realizaron las pruebas juveniles, lo que provocó que los absolutos tuvieran que realizar las dos rondas por la tarde, con poco tiempo para recuperar. Se optó por el sistema americano en clasificatorias, todos los escaladores salen al unísono (en el caso de los chicos en dos grupos por la alta participación) y disponen de 45 minutos para realizar los siete bloques propuestos, eligiendo cada uno por dónde empezar en función de sus características y también de las colas de espera, y por el sistema Fedme (en cuanto a realización, no en lo referente a puntuación) para las finales, cinco bloques, los 8 escaladores clasificados salen en orden inverso, disponen de 5 minutos para realizar cada uno de los bloques, y tienen 5 minutos de descanso entre bloque y bloque. En la ronda clasificatoria los escaladores catalanes acostumbrados a este tipo de pruebas fueron los que mejor se desenvolvieron,  Ignasi que llegó sin haberse recuperado del esfuerzo del campeonato celebrado la semana anterior en Zaragoza, y que fue su primera «compe» tras la lesión, logró clasificarse con cinco bloques, pero en la final acusó el cansancio finalizando en quinta posición.

Los bloques equipados por Félix Obradó, Helena Alemán y José-Enrique Agustín se caracterizaron por ser muy técnicos y en general de bastantes movimientos con lo que al final primó la resistencia frente a la lectura y ejecución de los mismos.
Finalmente la victoria se la llevaron el venezolano afincado en Cataluña, Carlos Catari (si bien el consideró ganador a su compañero de selección Alex Granados que realizó los mismos tops con un intento menos), y la murciana Teresa Troya.

En la segunda prueba disputada en Elda, se optó para las clasificatorias por el sistema valenciano, que consiste en ensayar (durante un tiempo determinado) los mismos bloques que posteriormente deberán realizar, lo cual sirve al mismo tiempo de calentamiento. Cada panel está equipado con el bloque de chicos y el de chicas. Por sorteo se forman grupos, de manera que se inicia la competición simultáneamente por los 7 bloques propuestos. Una vez comienza la clasificatoria, salen primero las chicas que van rodando de un bloque a otro y, al finalizar se eliminan presas dejando sólo los bloques de la prueba masculina. Tanto ellas como ellos disponen de dos minutos para cada bloque, descansando mientras sus compañeros de grupo escalan.

Ignasi que esta vez llegó en mejor forma, fue el único escalador que pudo conseguir el top de los siete bloques al primer intento, clasificándose para la final en primera posición. Sin embargo, aunque consiguió tres tops (como sus predecesores) un par de inoportunos resbalones, y un lance fallido, lo relegaron a la quinta posición. Aún así, hay que decir que escaló bien, prueba de ello se puede comprobar en los vídeos colgados en su página de facebook, https://www.facebook.com/pages/Ignasi-Tarrazona-Gasque/ (otros vídeos en su blog y en Vímeo).

La sorpresa vino cuando salieron los resultados, cuando todos creían (incluso los propios implicados) que el vencedor había sido el extremeño Javi Cano, que hizo los tres tops a vista, el extraño cómputo le dio la victoria al murciano Nacho Sánchez, que compartió podio con su compañera de selección, Teresa Troya.

Los bloques, equipados por Bruno Macías y José-Luis Palao fueron buenos, con diferentes grados de dificultad y gustaron a los escaladores, aunque en la final si bien es habitual que los finalistas no resuelvan todos los bloques (unos se adaptan mejor a unas fisionomías y técnicas y otros van bien por movimientos y presas a otros), llamó la atención que dos de los cinco bloques propuestos no se completaron por ningún escalador. 

Las próximas pruebas serán en Madrid y Cangas de Onís. La competición sigue muy abierta y los primeros clasificados tendrán que defender sus posiciones y, en la medida de lo posible, intentar mejorarlas. Queda mes y medio para la próxima prueba, Ignasi da por finalizada su fase de rehabilitación después de los 7 meses de parálisis por la lesión y ahora sí, puede plantearse un entrenamiento específico para las dos últimas pruebas del calendario, el 16 de noviembre en Madrid y el 30 de dicho mes en Cangas de Onís. Revalidar el título será muy complicado ya que no dependerá únicamente de sus resultados, pero a buen seguro que lo dará todo para intentar hacer podio y cerrar este difícil año, y encarar con ánimo el 2014 si la crisis económica no lo impide, ya que los deportes minoritarios y los deportistas de élite de éstos están padeciendo mucho la falta de patrocinio y cada vez es más difícil compaginar entrenamiento, trabajo y estudio y sufragar los gastos que conlleva mantenerse en un buen nivel.