Alfonso Rus inaugura el nuevo puente que une Villalonga con Ador


Con una inversión de más de 3,2 millones de euros, el puente cuenta con 1.350 m3 de hormigón, 185.000 kgs. de acero y un peso total de 1.500 toneladas.
Rus: “La construcción ha conseguido mejorar la calidad de vida de los usuarios de la vía y aumentar la competitividad de las empresas del polígono industrial de Villalonga”.




 

Alfonso Rus inaugura el nuevo puente que une Villalonga con Ador

El Presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, inauguró ayer la segunda fase de las obras que ha ejecutado la corporación provincial en el tramo Villalonga-Ador, con un presupuesto total de licitación de la obra de más de 3 millones de euros y un plazo de ejecución de 8 meses. El acto contó también con la asistencia del diputado de Carreteras, Isidro Prieto, y del alcalde de Villalonga, Enric Llorca, acompañado por la corporación municipal.

Llorca ha explicado que el tramo contaba con un elevado nivel de siniestrabilidad debido a su estrechez y escasa viabilidad, por lo que la mejora de las condiciones de seguridad vial era más que necesaria.

La actuación llevada a cabo por el Área de Carreteras de la Diputación de Valencia ha consistido en un ensanche y mejora de la calzada, así como en la construcción de un nuevo puente sobre el río Serpis.

Por su parte, desde las filas del Partido Popular acusan al actual Equipo de Gobierno de Villalonga de no haber hecho nada en este proyecto ya que ni siquiera lo conocen en Valencia ya que no ha ido a solicitar ninguna ayuda o proyecto.

El presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, ha inaugurado la segunda fase de las obras que ha ejecutado la corporación provincial en la carretera CV-685, en el tramo Villalonga-Ador, con un presupuesto total de licitación de la obra de 3.293.930 euros y un plazo de ejecución de 8 meses.

El acto ha contado también con la asistencia del diputado de Carreteras, Isidro Prieto, y del alcalde de Villalonga, Enric Llorca, acompañado por la corporación municipal.
El máximo responsable de la corporación provincial, acompañado del diputado del área de Carreteras, Isidro Prieto, y del alcalde del municipio, Enric Llorca, quiso poner de relieve en su intervención, la necesidad de la construcción, “gracias a la cual se ha conseguido mejorar la calidad de vida de los usuarios de la vía, al tiempo en el que se ha aumentado la competitividad de las empresas que se encuentran en el polígono industrial de Villalonga”.

El tramo, tal y como ha explicado Rus, contaba con un elevado nivel de siniestrabilidad debido a su estrechez y escasa viabilidad, por lo que “la mejora de las condiciones de seguridad vial era más que necesaria”, ha explicado el presidente.
Por todo ello la Diputación de Valencia, a través del Área de Carreteras, decidió acometer la segunda fase de la obra, la cual supone la conexión, en condiciones de seguridad, de la CV-685 con la CV-680, ejes convergentes con la población de Villalonga.

La actuación llevada a cabo por el Área de Carreteras de la Diputación de Valencia ha consistido en un ensanche y mejora de la calzada, así como en la construcción de un nuevo puente sobre el río Serpis.
Asimismo, se ha perseguido la conectividad y el confort de la conducción a través de la construcción de dos nuevas glorietas y la eliminación del tramo de trazado sinuoso.

Por su parte, la antigua carretera pasa a convertirse un camino de servicio para conectarse al tramo en variante construido en la glorieta situada en el extremo oeste. Para dotar de acceso a todas las propiedades adyacentes se han construido cuatro caminos de servicio de 5 m de anchura.

Actuación:
La obra ha consistido en la ejecución de la variante de 450 metros de longitud, que une la carretera Ador-Villalonga (CV-685) con la carretera que discurre entre Villalonga y Gandia (CV-680), por el norte de la población de Villalonga y delimitada en ambos extremos por sendas glorietas de 25 y 30 metros de radio interior. El ancho de la calzada es de 12 metros, distribuidos en dos carriles de 3,50 metros, arcenes de 1,50 metros y bermas de 1 metro.

Un puente de 109 metros y 1.500 tn:
El cauce del río Serpis se ha salvado mediante una nueva estructura isostática, de tres vanos cuyas longitudes son 33, 40 y 36 m respectivamente. El ancho de la estructura es variable en el primer vano por la isleta deflectora de acceso a la glorieta, entre 17,80 y 12,00 m y constante de 12,00 m para los dos vanos siguientes. Esta anchura se distribuye en dos carriles de 3,50 m, separados por una mediana de 0,50 m, arcenes de 0,50  y acera de 1,75 m a ambos lados.

El tablero es bicelular, formado por dos vigas artesas de 1,80 m de canto, sobre las que se apoyan las prelosas y la losa de compresión. La magnitud del puente queda patente en los 1.350 m3 de hormigón empleados, los 185.000 kg de acero y el peso del mismo, cercano a las 1.500 tn.