El gobierno asegura que los cambios en la gestión de los aparcamientos de Gandia ahorrarán dinero de los gandienses


El Gobierno de Gandia ha respondido a las críticas del socialista Vicent Mascarell y lo ha hecho con las cifras que desmontan la versión del PSOE y dejan en evidencia la política de despilfarro que con el dinero de los gandienses venían practicando así como sus artimañas para disfrazar de exitosa una operación que se conoce como peaje a la sombra y que hubiera costado 82 millones de euros. Ahora critica que se rescate por 27 y prefiere seguir pagando los 82 millones a las empresas aunque aparquen o no vehículos en su interior.




 

El gobierno asegura que los cambios en la gestión de los aparcamientos de Gandia ahorrarán dinero de los gandienses

Mascarell aprobó en el pleno de diciembre de 2008 la “modificación del contrato” del aparcamiento del Serpis para que la empresa diera un dinero para acabar la plaza del Tirant, plaza que el PSOE nunca acabó. Además, ese día Mascarell aprobó lo que se conoce como un peaje a la sombra, es decir, el Ayuntamiento de Gandia paga a una empresa para que ésta gestione el aparcamiento.

Del dinero de todos los gandienses, Mascarell y el PSOE aprobaron lo que autodenominaron “aportación municipal” y que consistía en pagarle a la empresa lo necesario hasta llegar a 676.000 euros, es decir, más de 100 millones de pesetas al año si la empresa que lo gestiona no conseguía alcanzar esa cifra con el subterráneo abierto y atendiendo al público. Por tanto, entren coches o no al parquing, la empresa recibía anualmente ese peaje a la sombra.

Esa cifra por los tres aparcamientos que hay en Gandia, con sus variantes, supone que el ayuntamiento tiene que pagar al año 2 millones de euros a la empresa concesionaria de los aparcamientos. Y así hasta que finalice la concesión que es para 50 años (50x2= 100 millones de euros), por lo que el actual Gobierno de Gandia, al ver semejante barbaridad, tiene claro que no se puede atender el pago de estos reequilibrios económicos y que, descontando los años que llevan en funcionamiento los subterráneos, los gandienses deben pagar 82.803.000 euros. Cifra que cuesta el chollo que el PSOE regaló con los aparcamientos y con dinero de todos.

Recuperar el patrimonio de los gandienses costará 27 millones de euros, cifra mucho menor que pagar los 82 millones que Mascarell aprobó, por ello desde el Gobierno se ha señalado que “la finalidad no es pagar esos 27 millones que cuesta el rescate de los aparcamientos, sino su gestión de forma eficiente y que no cueste dinero al ayuntamiento dado que para eso se saca una concesión”.

Por último, que Mascarell diga que se trata de un capricho y una improvisación del Gobierno de Arturo Torró deja mucho que desear dado que la memoria técnica contiene más de 300 páginas y ha sido elaborada por una comisión municipal donde hay representantes de las áreas de Economía, Urbanismo, Jurídica y Administración que incluye técnicos de la casa con los que Mascarell y el PSOE trabajaban.

Respecto a las alegaciones presentadas, desde el Gobierno se ha señalado que serán contestadas todas y cada una de las alegaciones que se presentan, tal y como se está haciendo hasta ahora. Un hecho que también contrasta con anteriores formas de actuar donde no se exponía públicamente para poder alegar.