La concejal de Tavernes de la Valldigna Karina Vercher acusa al alcalde de impedir la bajada de impuestos


Vercher afirma que en el próximo pleno de diciembre se podrían bajar un 20% los impuestos, siempre que el Alcalde de Tavernes no vuelva a impedir a los concejales, ejercer su derecho a voto.




 

La concejal de Tavernes de la Valldigna Karina Vercher acusa al alcalde de impedir la bajada de impuestos

La concejal no adscrita de Tavernes de la Valldigna, Karina Vercher, ha acusado al Alcalde de Compromís, Jordi Juan de mentir y bordear la legalidad para impedir la bajada de los impuestos municipales en el municipio, e incluso para aumentarlos el próximo año y mantener su sueldo. Vercher recuerda que la mayoría de los concejales del pleno (PP y no adscritos) acordaron bajar los impuestos en septiembre y que el alcalde nacionalista, Jordi Juan, prohibió que se votara dicha medida.

Vercher ha recordado al Alcalde Jordi Juan que él y Víctor Borrás cuestan 100.000 euros al año a los contribuyentes de Tavernes por lo que tienen la obligación de trabajar para todos los ciudadanos y no sólo para los militantes de Compromís, PSOE y Esquerra Unida.

Según Vercher “Juan miente cuando intenta responsabilizar al catastro del incremento de impuestos que se producirá el próximo año y lo hace porque sabe que Compromís y Esquerra Unida junto con los concejales Borrás y Canet se han quedado solos en el pueblo en su intento de subir más los impuestos. La única verdad es que el plenario extraordinario de Agosto podría haber bajado los impuestos y su gobierno lo impidió por lo que los vecinos de Tavernes pagarán más dinero el próximo año por la contribución urbana”.

De hecho, hace meses que los impuestos municipales se podrían haber bajado si el alcalde de Tavernes no hubiera impedido en Julio que el plenario municipal, en el que se encuentra en minoría, hiciera uso de sus competencias y bajara un 20 % el sueldo de los políticos. Posteriormente en Agosto, su concejal de hacienda Víctor Borrás impidió que se votara la rebaja del coeficiente que sirve para calcular lo que han de pagar los vecinos de la Vall en concepto de contribución urbana. Estas decisiones, según Vercher, bordean la legalidad ya que la competencia de establecer sueldos y tipos de gravamen es del plenario y no del alcalde. Las actuaciones de Juan y Borrás se ha recurrido en los juzgados y se espera que un juez dictamine sobre su legalidad.

Para Vercher “resulta evidente que Juan quiere ingresar más dinero sin importarle lo mal que lo están pasando los vecinos de Tavernes, para así continuar siendo el alcalde que más dinero cobra en la Safor y además tener dinero para conciertos y editar discos a compañeros de la formación nacionalista como el que la Mancomunitat de la Valldigna editará al representante de Compromís en Canal 9, Rafa Xambó. Ciertamente ese dinero no irá a fines sociales”.

Estas declaraciones hacen referencia a la negativa de Jordi Juan a dejar que el plenario de Tavernes aprobara una bajada del 20% en el sueldo de todos los políticos de la corporación y la negativa del alcalde a dedicar una partida dinero para pagar las becas de comedor en verano a los niños más necesitados del municipio, decisión que solo contaron con el apoyo de Compromís, PSOE y de la dirección de Esquerra Unida.