Gandia abre al tráfico el tramo mejorado de las calles de Beniopa


Se trata del tramo de la primera fase de las obras de mejora de las calles Meravelles, Marjal y Parpalló en Beniopa, incluídas en el Plan Confianza.
La segunda fase, desde la calle Falconera hasta la Avinguda Beniopa, se iniciará a finales de enero y el plazo de ejecución es de un mes.




 

Gandia abre al tráfico el tramo mejorado de las calles de Beniopa

Finalizada la primera fase de las obras de mejora de las calles Meravelles, Marjal y Parpalló del distrito de Beniopa. El tramo hasta la calle Falconera se ha abierto al tráfico completamente señalizado después de recepcionarse esta primera fase de la obra. Y tras el Porrat de Beniopa, a finales de enero, se iniciará la segunda fase hasta llegar a la Avinguda Beniopa. Se prevé que la actuación esté totalmente acabada a finales de febrero ya que en el tramo de esta segunda fase sólo se requieren trabajos mínimos como aplicar asfaltado nuevo y remodelar la acera en el margen derecho del Barranc de Beniopa-Sant Nicolau.

En total, la actuación abarcará una superficie total de unos 3.700 metros cuadrados y su coste asciende a poco más de 360.000 euros provenientes del Plan Confianza. Unas obras financiadas por la Generalitat Valenciana que, como ya señaló el alcalde, Arturo Torró, durante una visita a las obras este verano, “son muy necesarias para revitalizar una zona de Beniopa que se encontraba muy deteriorada”. La zona presentaba un nivel insuficiente de urbanización que provocaba continuas inundaciones y molestias a los vecinos, había problemas de accesibilidad en los recorridos peatonales y el perfil de barranco era inseguro. La red de alcantarillado de aguas fecales ha sido sustituida por una red nueva, creándose también una segunda red para canalizar las aguas pluviales que, hasta el momento, se evacuaban sin control al Barranc. Y para evitar esas inundaciones, también se ha tenido que actuar en la calle Falconera por la insuficiencia de la red de pluviales.

Se ha creado, además, una preinstalación de las redes de suministro eléctrico a los edificios de media y baja tensión y para la red de telecomunicaciones, y la red de suministro de agua potable se ha sustituido por una de polietileno. También se ha procedido a cambiar las superficies de tránsito peatonal y rodado, lo que ha permitido crear espacios más amables para la ciudadanía, así como la protección del Barranc con una barandilla metálica que morfológicamente es igual a la protección instalada en el margen izquierdo aunque de acero galvanizado, en el sentido de las aguas, para darle unidad a ambos lados.