La suspensión de la fiesta de fin de año en la Playa de Tavernes de la Valldigna genera una agria polémica


Karina Vercher, concejal no adscrita de Tavernes de la Valldigna ha criticado al gobierno de la localidad por promocionar y cancelar en 24 horas una fiesta de fin de año en la playa de la localidad. Vercher ha afirmado que sería muy grave que el Ayuntamiento fuera el promotor de la fiesta en la playa, si dicha actuación no contaba con ningún permiso municipal. Y espera que a los ciudadanos de Tavernes no les cueste ni un euro, esta guerra entre el Alcalde y la concejal de Turismo.




 

La suspensión de la fiesta de fin de año en la Playa de Tavernes de la Valldigna genera una agria polémica

 Karina Vercher considera vergonzoso y propio de una república bananera el hecho de que el Ayuntamiento de Tavernes  promocionara una fiesta fin de año alternativa a la ya programada en la plaza del Ayuntamiento el día antes de su celebración, para prohibirla pocas horas antes de las campanadas en medio de un cruce de declaraciones entre el Alcalde -que fue quien prohibió la fiesta en la playa- y la Concejalía de Turismo, que al parecer la promocionaba.

Vercher ha avanzado que investigará si esta guerra entre el alcalde y lo que queda del gobierno municipal surgido tras las elecciones de 2011, supondrá que el Ayuntamiento de Tavernes haya tirado a la basura centenares o miles de euros de sus contribuyentes.

La concejal no adscrita ha afirmado que sería muy grave que el Ayuntamiento fuera el promotor de la fiesta en la playa, si  de ser cierta la información escrita a la que ha tenido acceso Vercher -proveniente de un importante cargo del gobierno municipal en la cual se tachaba la actuación de ilegal y contraria a la seguridad de los vecinos de Tavernes- dicha actuación no contaba con ningún permiso municipal.

Asimismo, es poco probable que, si como ha afirmado el Alcalde Jordi Juan, dicho evento nunca existió pese a haber estado promocionado por el propio Ayuntamiento, resultaría difícil que se hubieran contratado empresas como "Ruano" para realizar dicho evento de forma legal.

Finalmente la concejal progresista se ha preguntado si la prohibición ha tenido que ver con problemas de seguridad o si se realizó para favorecer la asistencia al Festivern. En este sentido, Karina Vercher ha indicado que a muchos ciudadanos de Tavernes les parece que el Festivern es una actividad lúdica que, con el pretexto de promocionar la lengua y cultura catalanas, da negocio a empresarios privados afines a la línea política del BLOC, PSOE y la dirección de Esquerra Unida, por lo que pide al Alcalde que aclare si la empresa organizadora abonará al Ayuntamiento los gastos ocasionados por la organización del Festivern.