Gandia aprueba adherirse a las medidas extraordinarias ofrecidas por el Ministerio de Economía


PSOE y Bloc votan en contra, en un tenso pleno donde el alcalde muestra la hucha, los 25 céntimos y el escrito que el socialista dejó el día que abandonó la alcaldía.




 

Gandia aprueba adherirse a las medidas extraordinarias ofrecidas por el Ministerio de Economía

La corporación municipal de Gandia se ha reunido esta mañana en sesión plenaria extraordinaria y urgente para aprobar la solicitud de las medidas extraordinarias de liquidez para los municipios con dificultades económicas y problemas financieros y la revisión del plan de ajuste económico impuesto por el Ministerio que permitirá al Ayuntamiento de Gandia poder refinanciar su deuda económica a largo plazo, tras la aprobación de los presupuestos municipales de la ciudad ducal para el ejercicio 2014.

El Alcalde de Gandia, Arturo Torró, ha agradecido el voto favorable de los miembros de Compromís Per Gandia sobre la ratificación del carácter extraordinario y urgente de un pleno que es vital para el devenir económico de la ciudad y su economía, y ha lamentado la actitud de los Socialistas que siguen sin reconocer una deuda generada por ellos mismos ante su pésima gestión económica realizada durante la anterior legislatura.



El teniente de alcalde de Economía y Hacienda de Gandia, Guillermo Barber, ha traído la aprobación de la solicitud que el gobierno de Gandia envió al Ministerio de Economía para adoptar las medidas extraordinarias necesarias a las que se acogerá el gobierno local, mediante el plan de ajuste impuesto por el Gobierno Central para poder sanear las arcas municipales del consistorio, reduciendo el gasto del personal, no suprimiendo tributos o evitando crear empresas públicas.

Por su parte, el portavoz de Compromís Per Gandia, Facund Puig, ha enumerado una serie de propuestas para poder comenzar a confiar en el ejecutivo local del PP y su plan de ajuste, pero que pasaría por una reducción drástica de las dedicaciones exclusivas del gobierno; la desaparición del 90 % de los enchufados del gobierno local; el fin de la política de despilfarro del gobierno y la liquidación de la empresa pública IPG.

El portavoz del PSOE José Manuel Orengo ha lamentado la falta de transparencia del gobierno municipal y la nula participación que el ejecutivo local ha ofrecido a los miembros de la oposición para aportar ideas que ayuden a paliar la crisis económica actual, imponiendo unas medidas que hipotecarán el futuro económico de Gandia y sus ciudadanos durante los próximos 40 ó 50 años.

El alcalde de Gandia, Arturo Torró, ha lamentado en el pleno de hoy que el PSOE y José Manuel Orengo hayan votado en contra de las medidas excepcionales para que Gandia se pueda recuperar económicamente y que encima, los socialistas hayan calificado esta excepcionalidad como burla. Es más, el propio alcalde de Gandia ha demostrado que los anteriores gobernantes no pueden hablar de burla “pues la burla y mofa que el PSOE y Orengo hicieron a todos los gandienses fue dejar una hucha con 25 céntimos en su interior y una nota firmada de puño y letra de Orengo, sobre la mesa del despacho del alcalde, donde dice: esto es lo que ha quedado. Suerte”.

Arturo Torró, alcalde de Gandia, ha repartido entre los 25 concejales del Ayuntamiento de Gandia la imagen de la hucha y la nota firmada por el socialista José Manuel Orengo como muestra de lo que es burlarse de la ciudadanía. Y ha añadido que “no pretendía hacerla pública, pero no se puede permitir que Orengo eche las culpas del desastre económico a este Gobierno y tache de burla las acciones que tomamos para poder sacar adelante la ciudad que él mismo hundió. Esa es la verdadera realidad que hoy, una vez más, ha quedado demostrada” ha explicado el alcalde.

Estos hechos se han producido durante el pleno extraordinario de hoy en donde el Ayuntamiento de Gandia ha aprobado acogerse a las medidas excepcionales para poder sanear la economía local. Una aprobación que solo ha contado con los votos favorables del Partido Popular y en contra del PSOE y Bloc.

Una de las intervenciones más duras ha sido cuando el teniente de alcalde de Economía y Hacienda, Guillermo Barber, ha preguntado a Orengo sobre “qué hizo con los 140 millones de euros que ingresó y disfrutó en la última legislatura. ¿Dónde están, dónde hay infraestructuras? Porque las Escoletas, la UPI y todas las demás obras iban financiadas por el Plan E.

El Bloc por su parte ha manifestado que el caso de Gandia no reviste ninguna excepcionalidad dado que se trata de acogerse a medidas previstas y publicadas en verano, calificando el pleno como “un fiasco que, de ninguna de las maneras nos sacará de la miseria” y ha votado en contra porque no se puede hipotecar la vida de una ciudad durante 50 años, olvidando que una parte de la deuda de la ciudad se generó con gobiernos nacionalistas.

El PSOE ha seguido manteniendo que se trata de “una mentira, un engaño, una burla este pleno” añadiendo además que “ya no es excusa decir que la culpa la tiene Orengo” y recordando que se trata del cuarto plan de saneamiento que presenta el Gobierno.

Al final, y gracias a los votos del Gobierno la ciudad de Gandia podrá acogerse al plan de medidas extraordinarias de liquidez para municipios con problemas financieros y la revisión del Plan de Ajuste. En contra han estado PSOE y Bloc.

Por último, el Alcalde de Gandia, Arturo Torró, ha levantado la sesión plenaria después de dar paso a las votaciones, y recordando que la mayor burla la realizó el anterior Alcalde, José Manuel Orengo, el día que dejó su despacho en la Alcaldía de la ciudad ducal, cuando dejó una hucha con 25 céntimos y una nota firmada de su puño y letra que rezaba: “Esto es lo que ha quedado. Suerte. Firmado José Manuel Orengo”. Por lo cual no ha aceptado que precisamente Orengo trate de dar lecciones de ética y de moralidad a nadie.



De esta forma tan polémica finalizaba una sesión plenaria, en la que se aprobaban las medidas extraordinarias de liquidez para los municipios con dificultades económicas y problemas financieros y la revisión del plan de ajuste económico impuesto por el Ministerio que permitirá al Ayuntamiento de Gandia poder refinanciar su deuda económica a largo plazo.