La Diputación de Valencia evita riesgos geológicos en un camino rural de Potríes con una escollera


El diputado de Medio Ambiente ha inspeccionado las obras en el Camí de la Riba que consisten en la ejecución de un contrafuerte de piedra para apuntalar un tramo del margen hundido. Enguix: “La corporación provincial ha realizado en este proyecto una inversión de 57.500 euros”.




 

La Diputación de Valencia evita riesgos geológicos en un camino rural de Potríes con una escollera

La Diputación de Valencia ha puesto en marcha una serie de obras para evitar riesgos geológicos en Potríes con un presupuesto de más de 57.000 euros que servirá para estabilizar el Camí de la Riba y evitar desprendimientos de la ladera adyacente y eliminar desniveles que impedían la circulación de vehículos agrícolas y maquinaria pesada.

El diputado de Medio Ambiente, Salvador Enguix, ha acudido a la localidad de la Safor para inspeccionar las actuaciones que se están realizando en esta vía rural, acompañado por el alcalde, Juan Fernando Monzó, el jefe del departamento de Medio Ambiente, Emilio Sanchis, y una nutrida representación del ayuntamiento.

Contrafuerte de piedra:

Las obras de mejora de esta travesía, que se había visto afectada por una serie de desprendimientos de tierra sobre las cunetas que afectaron unos 30 metros de base del camino y ocasionaron un importante desnivel, consisten en “la ejecución de un contrafuerte a base de piedra de muro para apuntalar un tramo del margen hundido de la vía rural, que se vio afectado por las intensas lluvias del 2012”, ha explicado el diputado provincial, Salvador Enguix.

En este sentido, el responsable del departamento de Medio Ambiente ha informado de que la corporación provincial “subvenciona el 95% de la actuación mientras que el ayuntamiento se hace cargo del 5% restante”. Así, la corporación provincial ha realizado en este proyecto una inversión de 57.500 euros.

El diputado ha explicado también que la Diputación de Valencia ha hecho un gran esfuerzo este año para duplicar su presupuesto para mejorar espacios degradados puesto que “era una de las peticiones más frecuentes de los alcaldes”.

Ayudas de urgencia:

Por su parte, el alcalde de la localidad ha explicado que el ayuntamiento “solicitó unas ayudas de urgencia a todas las instituciones y la Diputación de Valencia, desde el departamento de Medio Ambiente, fue la primera que respondió a nuestra petición”, ha apuntado Monzó.

“Los daños en la travesía –ha aseverado- fueron ocasionados por la inundación de un bancal de tierras ubicado sobre el cauce del río que arrastró el terreno por debajo del camino”. “Como consecuencia de ello y de las lluvias de octubre de 2012, se produjo el desmoronamiento de la base y del camino”, sostiene.

Asimismo, el primer edil ha hecho hincapié en la necesidad de “ejecutar esta actuación para evitar problemáticas en las viviendas del camino que son casas de campo con caminos estrechos de tierra”.

Por otro lado, el responsable municipal ha adelantado que cuando finalicen las obras de eliminación de riesgos geológicos, el consistorio reformará la travesía para evitar desprendimientos y filtraciones de agua mediante el Plan de Caminos Rurales de la entidad provincial y, con los Planes Provinciales de Obras y Servicios se rehabilitará el mirador.

Por último, el primer edil ha agradecido a la Diputación de Valencia su “rápida respuesta”. “Potríes es una población pequeña y asumir estas obras hubiese sido imposible”, ha finalizado.