El Alcalde de Gandia Arturo Torró no cambiará la ubicación del nuevo trinquete de Benirredrà


Los tres informes de los técnicos municipales demuestran que Gandia ha seguido de forma escrupulosa los trámites y que Loles Cardona pudo alegar y no lo hizo.  Los informes también demuestran que no es posible cambiar el emplazamiento porque supondrían la pérdida de 700.000 euros de subvención y un coste aproximado de 143.000 euros de indemnización.




 

El Alcalde de Gandia Arturo Torró no cambiará la ubicación del nuevo trinquete de Benirredrà

El alcalde de Gandia, Arturo Torró, tras su reunión del pasado lunes con Loles Cardona, asegura que la alcaldesa de Benirredrà, tuvo hasta tres ocasiones para hacer alegaciones al proyecto del trinquet en Roís de Corella.

Un primer informe, elaborado por la técnica adscrita al servicio de Contratación y el letrado titular de la Asesoría Jurídica del consistorio; contesta a la pregunta del alcalde sobre si el Ayuntamiento de Benirredrà y su alcaldesa, Loles Cardona, tuvo opción de presentar alegaciones al proyecto del Trinquet. El informe concluye que sí, y no en una ocasión, sino hasta en tres ocasiones.

En primer lugar en el año 2008, durante la modificación nº 44 del Plan General, cuando ese terreno cambió a uso deportivo. En este caso, la Ley establece 20 días naturales para presentar alegaciones y nadie lo hizo. Cabe recordar que esta modificación fue llevada a cabo por el PSOE de Gandia, que contaba con Loles Cardona como asesora y que era sabedora, además, del proyecto socialista para construir un trinquet en esa misma zona.

La segunda ocasión para alegar fue tras la publicación del anuncio de licitación del contrato, que ya aportaba el proyecto del trinquet tal cuál se ha adjudicado, y que fue publicado en el BOP (Boletín Oficial de la Provincia) con fecha 5 de octubre de 2013, abriéndose así un periodo de un mes para interponer un recurso de reposición o dos meses para interponer un recurso contencioso administrativo.

Esta publicación contenía un defecto de forma, en concreto un error en la clasificación del contratista. Al corregir este error y publicar de nuevo el anuncio, se generó una tercera oportunidad de alegar, en los mismos términos que la anterior, al publicarse por segunda vez en el BOP el anuncio de licitación del contrato, esta vez con fecha 15 de octubre de 2013.

Por otro lado, se cuenta con un segundo informe, elaborado por el arquitecto municipal, que señala que el proyecto no sería valido para otro emplazamiento por varios motivos técnicos. Primero por las servidumbres (paso, luces, etc.) que no serían las mismas en otra ubicación. Segundo motivo, por la red de servicios (alcantarillado, agua, etc.) que tampoco sería la misma si se diera un cambio de emplazamiento. Y en tercer lugar, porque se debería realizar un estudio geotécnico nuevo para establecer el tipo de terreno (blando o duro, etc.) por lo que el proyecto no serviría para otro emplazamiento, ya que ha sido adjudicado atendiendo a esos detalles técnicos, necesarios a la hora de ejecutar las obras.

Para finalizar, el tercer informe, elaborado por el jefe de Gestión Urbanística, hace referencia al coste económico que supondría paralizar el proyecto (843.000 euros)  y a la pérdida de la subvención que ha sido otorgada por la Diputación de Valencia (700.000 euros), y que está sujeta a dos condiciones.

La primera condición era la adjudicación antes del 31 de enero, tal y como hizo el Ayuntamiento de Gandia. Y la segunda condición es la de acabar las obras durante 2015. Ahora, una vez el contrato ha sido formalizado, solo falta empezar las obras para concluir en el plazo y cumplir así la segunda condición, por lo tanto Gandia está en disposición de recibir esos 700.000 euros.

En el caso de incumplir algunos de estos requisitos, Gandia perdería estos 700.000 euros de subvención de la diputación. Pero además, si se paraliza el proyecto debería de pagar el consistorio 143.000 euros en concepto de indemnización a la empresa adjudicataria, “algo totalmente injusto dado que Gandia ha seguido en todo momento, y de forma escrupulosa, los plazos establecidos por la ley para sacar adelante este proyecto de construcción de un trinquet en Roís de Corella”, ha manifestado el alcalde, quien para concluir ha añadido que “el tema está zanjado, la alcaldesa ha tenido tiempo más que suficiente para alegar, y no una vez, sino hasta en tres ocasiones pudo hacerlo y no lo hizo. Por lo que su tiempo ya pasó y el tema queda zanjado”. Los informes ya se han remitido al Ayuntamiento de Benirredrà, vía registro de entrada.