Un juez de Gandia condena a un policía por pedir sexo y joyas a mujeres para trabajar como espías


El juez considera al agente autor de una falta de estafa y le condena también a indemnizar a una de sus víctimas con un total de 242,13 euros.




 

Un juez de Gandia condena a un policía por pedir sexo y joyas a mujeres para trabajar como espías

El Juzgado de Instrucción número 2 de Gandia ha condenado al pago de 1.200 euros de multa a un policía local de la localidad valenciana de Xàtiva que se hacía pasar por agente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y pedía sexo y joyas a mujeres que querían trabajar como espías.

El denunciado, aprovechando la situación de búsqueda de trabajo de mujeres del entorno de su pareja, se hacía pasar por un agente del CNI y, generando en ellas la ilusión de poder ingresar en este organismo, les requería para diversas pruebas de índole sexual y económica.

Según el juez, el objetivo principal del denunciado era engañar a mujeres aprovechándose de su situación de necesidad para obtener sexo y colmar de este modo sus fantasías. El acusado mantuvo incluso en el juicio que era colaborador del CNI y que, para reclutar a mujeres de su entorno, era necesario pasar pruebas sexuales.

A una de las supuestas aspirantes pidió mantener relaciones sexuales, a lo que ella no accedió, así como que le entregara joyas, dándole la mujer una cadena de oro valorada en 242 euros, aunque finalmente ella le denunció.