Recomendaciones a la hora de contratar cursos de enseñanza


Academias de idiomas, de informática, de danza, apuntarse al gimnasio… Tras las vacaciones de verano, llega el momento de reincorporarse a nuestros lugares de trabajo o estudio, pero también es el momento de aprender o retomar actividades que no solo nos ayuden a desconectar de la rutina diaria, sino que también puedan en algunos casos ayudarnos a mejorar en nuestro futuro laboral, recordando siempre que no existe un método que nos garantice un éxito completo en nuestro aprendizaje.




 

Recomendaciones a la hora de contratar cursos de enseñanza

En los últimos años hemos asistido a la aparición y consiguiente proliferación de grandes academias y centros de enseñanza, caracterizados por el empleo de métodos multimedia y por una amplia flexibilidad en cuanto a cursos y horarios se refiere. Asimismo, hemos observado como algunos de estos centros han cerrado sus puertas, dejando sin prestar la enseñanza contratada a miles de alumnos, pero teniendo que seguir pagando éstos los préstamos a la entidad que les había financiado los cursos.

 

Las academias tradicionales suelen solicitar el pago de la matrícula y una mensualidad por adelantado, aunque en algunos casos dan la posibilidad de efectuar el pago trimestral, sin necesidad de pagar matrícula; por ello, en caso de que el alumno no esté conforme con el curso contratado, tan solo perdería la última cantidad abonada.

 

En las grandes academias, la forma de pago, por el contrario, consiste en abonar el curso completo por adelantado, bien al contado o bien financiado por una entidad bancaria a través de un préstamo vinculado: si el alumno decidiese abandonar el curso, perdería la cantidad abonada por su realización, en el primer caso, o debería seguir abonando las correspondientes cuotas a la entidad que se lo financió.

 

Por este motivo, desde la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios queremos ofrecer una serie de recomendaciones antes de acudir a estas academias y contratar algún curso.

 

¿Qué puedo exigir antes de contratar un curso en una academia?

Se debe procurar concretar por escrito las condiciones de las clases teóricas, clases prácticas, duración del curso, horarios, etc. y la documentación que acredite la homologación o reconocimiento del mismo por algún organismo oficial.

 

En el contrato que he firmado con la academia me han hecho firmar la vinculación al crédito que ellos quieren. ¿Estoy obligado a aceptarlo?

No, no está obligado a aceptar dicha vinculación, sino que se puede solicitar un préstamo con la entidad que el usuario desee.

En este sentido es importante recordar que, si optamos por firmar la financiación con la entidad que la academia o centro nos propone, debemos exigir una información clara y completa, que incluya el plazo, el tipo de interés, las diversas comisiones… y que debemos leer con atención antes de firmar.

 

¿Qué debemos exigir al centro o academia con quién contratemos el curso?

Debemos conservar la publicidad que poseamos y exigir que se cumplan las condiciones que aparecen en ella y en el contrato que hayamos firmado, así como pedir la documentación que acredite la realización del mismo.

 

Estoy haciendo un curso en una academia y lo tengo financiado, ¿cómo me podría dar de baja?

El único hecho por el que se podría anular el curso sería el incumplimiento por parte de la academia de lo publicitado o contratado en su día, debiendo en ese caso hacerse cargo la academia o el centro de los gastos que se puedan derivar de la cancelación del préstamo.

 

Asimismo, aquellos que opten por realizar un curso por correspondencia deben saber que en el contrato ha de aparecer el precio total del curso, gastos de envío, forma de pago y entrega. Desde la recepción del envío, tienen siete días para poder renunciar al mismo, sin gasto alguno por anulación o devolución del curso para el consumidor.