El PSOE denuncia que el gobierno local usa las cámaras de seguridad para espiar a la oposición


Los jóvenes del PP difundieron ayer imágenes grabadas por los sistemas de vigilancia del Ayuntamiento donde aparecían 2 ciudadanos que acompañaban a un concejal socialista.  La ley establece que el Ayuntamiento sólo puede ceder imágenes de videovigilancia a las fuerzas de seguridad y a la autoridad judicial. El PSPV-PSOE denunciará esta agresión contra los derechos fundamentales ante la Delegación de Gobierno y la Guardia Civil.




 

El PSOE denuncia que el gobierno local usa las cámaras de seguridad para espiar a la oposición

El gobierno de Gandia cedió imágenes del pasado viernes, grabadas por circuito de videovigilancia interno, a la organización juvenil del PP Nuevas Generaciones que las difundió ayer por las redes sociales y distintos medios nacionales. Ante este abuso contra los derechos fundamentales de los dos ciudadanos –que acompañaban a un concejal socialista- que aparecen en las imágenes, el grupo municipal socialista ha anunciado esta tarde, en una rueda de prensa de urgencia por la gravedad de los hechos, que denunciará la cesión y la difusión ante Delegación de Gobierno y la Guardia Civil. La ley es muy clara respecto al uso y la cesión de las imágenes obtenidas por sistemas de videovigilancia, que sólo pueden ser cedidas a las fuerzas de seguridad o la autoridad judicial y bajo preceptos concretos, que tampoco se cumplen.

En este caso, las imágenes no sólo han sido cedidas por el gobierno municipal del PP a Nuevas Generaciones, sino que la organización juvenil las difundió ayer por distintas redes sociales y medios nacionales. Al ver estas imágenes en las redes, el concejal socialista Vicent Mascarell telefoneó al jefe de policía local que ignoraba lo sucedido y negaba haber dado cualquier permiso. Al mismo tiempo, señalaba que tan sólo él, el coordinador de seguridad Javier Reig y el propio alcalde Arturo Torró tenían acceso a las imágenes de las cámaras de videovigilancia. El mencionado Javier Reig también negó saber nada sobre la cesión y difusión de las mismas.

El concejal socialista Vicent Mascarell ha señalado que “se han pervertido los sistemas de vigilancia para convertirlos en sistemas de espionaje” y que “unas instalaciones que deben velar por la seguridad ciudadana en manos del actual gobierno generan justo lo contrario, inseguridad”. Al mismo tiempo, se ha preguntado si la cesión y difusión de estas imágenes es sólo la punta del iceberg y existen micrófonos en los despachos –recordando el antecedente de los extraños cables hallados en los locales municipales de UGT al inicio de la legislatura-, correos electrónicos intervenidos o teléfonos pinchados.

Para Vicent Mascarell “desde el despacho de alcaldía hay actitudes que van más allá del sentido común, por lo que exigimos responsabilidades, no ya por lo que nos pueda afectar como socialistas, sino por el daño que infringen a la democracia con estas actuaciones. Gandia no puede estar en manos de aprendices de la Stasi”. La denuncia que el grupo municipal socialista elevará ante la Delegación de Gobierno y la Guardia Civil es independiente de las acciones judiciales que los dos ciudadanos, cuya imagen a través de las cámaras de videovigilancia del Ayuntamiento difundió NNGG, emprendan por atentar contra sus derechos fundamentales.

En la documentación adjunta a esta nota de prensa pueden comprobar los ficheros en poder de la Agencia de Protección de Datos sobre el sistema de videovigilancia del Ayuntamiento de Gandia y a quien está autorizada su cesión.