Presión por la delgadez


Durante los últimos años, se ha denunciado la constante presión que existe, en especial hacia las mujeres, sobre la imagen de que la delgadez, a veces extrema, es lo ideal. En este sentido, son muchos los que apoyan la decisión de la Pasarela Cibeles de contratar modelos que transmitan a la sociedad una imagen más saludable.




 

Presión por la delgadez

En medio de un contexto que constantemente nos dice que para tener éxito o sentirnos queridos y aceptados socialmente tenemos que estar delgados, no cabe duda de que en algún momento el consumidor se cuestiona cuál es el mejor método para conseguir esa “imagen ideal” que nos imponen medios de comunicación como la TV, el cine, las revistas de moda…

 

#foto3izq# En la búsqueda de esa “imagen ideal”, el consumidor hace uso de los recursos que tiene a su alcance y que le ofrecen una solución inmediata. Lamentablemente, se trata, en muchos casos, de productos y dietas milagro que están muy lejos de contribuir a mejorar la salud y el bienestar del consumidor. Por ello, desde hace tiempo, se ha venido denunciando la venta reiterada de este tipo de productos milagro, los cuales ofrecen pérdidas de peso sin ningún criterio ni respaldo médico y ponen en riesgo la salud física y emocional de quienes, esperanzados en conseguir la delgadez, caen en su uso (mayoritariamente mujeres).

 

En este sentido, la polémica suscitada en la pasada edición de la Pasarela Cibeles debido al bajo peso de las modelos y a la utilización de tallas pequeñas, parece que ha dado sus primeros frutos y para la presente edición los organizadores del evento han decidido que, debido a la influencia que tienen este tipo de actividades en la población juvenil, es necesario transmitir una imagen más saludable y evitar la participación de modelos extremadamente delgadas que pueden incitar, entre los más jóvenes, a seguir unas pautas inadecuadas de alimentación, con el riesgo de padecer desórdenes alimentarios como la anorexia o la bulimia.

 

#foto2der# La mayoría de asociaciones apoyan la decisión de los organizadores del certamen de contratar modelos que tengan un Índice de Masa Corporal (IMC) mayor a 18 y recuerda que el IMC es un parámetro establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evaluar el peso de una persona adulta y si dicho peso es saludable. Así, la OMS establece que una persona con un peso normal debe estar entre 18.5 y 24.9 kg/m2, por lo que quieren sugerir a los organizadores de este tipo de eventos que, para futuras ediciones, se utilicen estos criterios acotados por la OMS para un peso normal.

 

Aún queda mucho por hacer, pero este es el primer paso para unir los conceptos de belleza y salud, alejándonos así de la idea actual de belleza en la que se recalca la delgadez como sinónimo éxito y aceptación social. Son muchas las compañías y entidades que quieren también animar a otros sectores de la moda y de la comunicación para que se unan a este tipo de iniciativas, transmitan imágenes más saludables y tengan en cuenta la influencia que ejercen en la población en general y, especialmente, entre los más jóvenes.