El cielo de Valencia se convierte en un espectáculo de acrobacias aéreas


El III Festival Aéreo Ciudad de Valencia, que se celebró este domingo en la playa de la Malvarrosa, reunió a más de 100.000 espectadores, en una edición donde la principal novedad fue la participación de la Armada Española con su Buque insignia Príncipe de Asturias y de la aeronave embarcada AV-8B Harrier, caracterizados por su peculiar operación de despegue vertical, y que despegaron y aterrizaron a bordo del ''Príncipe de Asturias'', según informaron fuentes de la organización del certamen.




 

El cielo de Valencia se convierte en un espectáculo de acrobacias aéreas

El espectáculo aéreo comenzó a las 10.30 horas y contó con la participación de los pilotos más importantes, que con peripecias y acrobacias estuvieron en el cielo hasta las 14.10 horas, a la vez que los espectadores reconocieron el valor de estos pilotos y del espectáculo.

 

Las peripecias aéreas volvieron al cielo de la ciudad de Valencia por tercera vez y fue reconocido con agrado por los espectadores. El Festival Aéreo se celebró en la playa de la Malvarrosa y asistieron más de 100.000 personas, donde se superó la cifra del año anterior con 60.000 espectadores.

El espectáculo aéreo comenzó a las 10.30 de la mañana con la participación de los "más importantes representantes de la aviación deportiva en nuestra comunidad", y finalizó sobre las 14.00 con la participación del Ejército del Aire y el grupo acrobático de reactores, la Patrulla Águila, indicaron fuentes organizadoras del certamen.

Asimismo, los valencianos pudieron ver las espectaculares maniobras de los aviones "Harrier", de la Armada Española, caracterizados por su peculiar operación de despegue vertical, y que despegaron y aterrizaron a bordo del "Príncipe de Asturias".

El festival lo completaron un hidroavión Canadair CL-215, que demostró cómo actúan los medios aéreos en caso de incendio, así varios medios del Ejército de Aire, que aportó un Mirage F1 procedente de la base de Albacete, que se sumó a las patrullas Papea y Aguila.

Los espectadores pudieron disfrutar de las pericias de helicópteros de combate capaces de transportar más de 10.000 kilogramos de peso, de ejercicios paracaidistas que superan la velocidad de 200 kilómetros por hora en sus caídas, o de los vuelos que protagonizarán los integrantes del Equipo Nacional de Vuelo Acrobático y que harán piruetas sobre el cielo valenciano.

Las exhibiciones duraron entre 5 y 10 minutos cada una, a excepción del espectáculo de la Patrulla Aguila, que tuvo una duración de una media hora, y puso punto final a la tercera edición de este festival, alrededor de las dos de la tarde.

El festival, al que asistieron la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el secretario autonómico de Interior, Luis Ibáñez, cuenta con el patrocinio del Ayuntamiento, y con la colaboración de la Aviación Histórica, que aportó al acto la presencia de aviones restaurados y en vuelo.