Sueltan tortugas en la Rambla Gallinera de Oliva


Con esta iniciativa, se repone en su enclave de origen una subpoblación de Emys orbicularis que fue retirada hace tres años para evitar afecciones derivadas de las obras de protección frente a inundaciones.




 

Sueltan tortugas en la Rambla Gallinera de Oliva

Un grupo de unos 20 ejemplares de galápago europeo (Emys orbicularis) han sido puesto en libertad en la zona de la desembocadura de la Rambla Gallinera, en Oliva en el enclave conocido como riuet dels Gorgs. Con esta suelta, organizada por Acuamed con la colaboración de la Generalitat Valenciana, se repone en su enclave de origen una subpoblación de galápagos que fue retirada de esta zona hace tres años, con el fin de evitar posibles afecciones derivadas de las obras de encauzamiento y protección contra inundaciones que ha desarrollado en este cauce la Sociedad Estatal.

Al acto de reintroducción de los ejemplares, han asistido, entre otros, la Directora General de Medio Natural de la Generalitat Valenciana, Salomé Pradas, el concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Oliva, Pepe Salazar, así como miembros de su corporación, la gerente de Medio Ambiente de Acuamed, Encarnación González,  junto técnicos del Servicio de Vida Silvestre de la Generalitat y personal de la Gerencia de Medio Ambiente de Acuamed.

El proyecto “Laminación y Mejora del Drenaje de la Cuenca de la Rambla Gallinera”, promovido por la Sociedad estatal Aguas de las Cuencas Mediterráneas, Acuamed, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, supone una inversión global de 43 millones de euros. Incluye un conjunto de medidas orientadas a prevenir los frecuentes episodios de inundaciones que se producen en la localidad de Oliva, solucionando los riesgos derivados de los efectos de las avenidas debido a las gotas frías que se producen en la zona cada año, permitiendo desaguar los excedentes y garantizando la seguridad de la población frente a inundaciones.

Para el seguimiento del galápago se van a utilizar dos técnicas, una a través de un radioseguimiento intensivo de un total de 6 ejemplares (dos machos, dos hembras y dos subadultos) que han sido provistos de un emisor, y la otra a través de la elaboración de dos censos, mediante captura y recaptura en diferentes momentos del año, para conocer la adaptación y distribución de la especie entre la zona preservada y el hábitat de nueva generación ejecutado.