Los vecinos de Miramar ya tienen agua potable


El Ayuntamiento de Miramar ha invertido 66.000 euros en la planta descalcificadora instalada en la red de abastecimiento, con el fin de eliminar las incrustaciones de cal, sin eliminar el calcio y el magnesio del agua.




 

Los vecinos de Miramar ya tienen agua potable

Desde hace unas semanas, las viviendas del casco urbano de Miramar ya reciben el agua potable descalcificada, tras su tratamiento en la planta descalcificadora que el Ayuntamiento de Miramar ha instalado en la red general de abastecimiento de agua potable del municipio. Tal y como explica el alcalde de Miramar, Asensio Llorca, “esta actuación tiene como objetivo eliminar las incrustaciones de cal, que provocan graves problemas en todo tipo de instalaciones y equipamientos.”

La instalación de la planta descalcificadora ha supuesto una inversión de 66.000 euros, que Miramar ha financiado con fondos propios. Hay que destacar que, de entre los diversos métodos existentes para la descalcificación del agua, Miramar ha optado por el más avanzado, un sistema que detiene, evita y arrastra las incrustaciones de cal “de forma electrónica, sin productos químicos, sales ni resinas. El sistema que instalado no altera las características físicas y químicas del agua, sino que únicamente se limita a transformar las moléculas de la cal para que pierdan su capacidad de adherencia”, explica Asensio Llorca.


A partir de ahora y de forma progresiva, tanto las viviendas como las empresas de Miramar comenzarán aprovechar las ventajas del agua descalcificada. 

 

Finalmente, la descalcificación del agua también conllevará un considerable ahorro energético, ya que diversos estudios señalan que cuesta entre un 20 y un 30 por ciento menos de tiempo calentar el agua descalcificada que el agua con cal. “A partir de ahora y tras evaluar su funcionamiento, comenzaremos a plantearnos la construcción de otra planta que dé servicio a las viviendas ubicadas en la playa de Miramar”, concluye Llorca.