Una empresa audita las obras de una urbanización de Bellreguard para comprobar si la constructora cobró casi medio millón de más


Un error del equipo técnico que certificó las obras engrosó la cantidad de hormigón empleado en la cimentación.




 

Una empresa audita las obras de una urbanización de Bellreguard para comprobar si la constructora cobró casi medio millón de más

Una empresa está auditando desde hace unas semanas el proceso administrativo y de ejecución de las obras de la urbanización Centre Sud de la playa de Bellreguard. El objetivo es comprobar si la Unión Temporal de Empresas (UTE) adjudicataria de las obras de urbanización cobró en la pasada legislatura casi medio millón de euros en material que finalmente no fue colocado en las calles de la misma.

Y es que un error cometido por el equipo técnico contratado por el municipio para certificar las obras, multiplicó la cantidad de hormigón empleado para la cimentación de las calles, lo que permitió a la constructora cobrar ese casi medio millón de más.

Es el propio equipo técnico el que ha redactado un informe registrado en el Ayuntamiento hace dos meses en el que detecta el error de cálculo cometido durante la pasada legislatura, periodo en el que se ejecutó y pagó la urbanización y en el que también se cobraron las cuotas correspondientes a los cerca de 100 propietarios afectados.

El actual equipo de gobierno ha contratado a la empresa externa para que audite todo el proceso administrativo y de ejecución que se siguió durante el tiempo que se ejecutó y pagó la urbanización costera. Desde hoy está realizando catas en las calles de la urbanización para comprobar la cantidad de hormigón empleada en la cimentación de las mismas y en las pasadas semanas realizó mediciones y se reunió con el equipo técnico. El fin no es otro que obtener pruebas con consistencia legal para poder recuperar el dinero y devolvérselo así a los propietarios de parcelas.

El equipo encabezado por el alcalde Jaume Ascó es el que ha tenido que gestionar durante la presente legislatura la liquidación de las obras. Y es precisamente en el informe de liquidación definitiva de las mismas, presentado este año, en el que se detectaron las primeras anomalías que han llevado a descubrir el error.

Ascó indicó que la contratación de la auditora persigue, en última instancia, comprobar que el último informe elaborado por el equipo técnico sobre la urbanización, que incluye la corrección del citado error de cálculo, “es el correcto y de ese modo poder dar una explicación a los propietarios”.
La cantidad que la empresa adeudaría a día de hoy al Ayuntamiento es de 468.000 euros.