Gandia activa las guarderías de verano con espíritu solidario


El Ayuntamiento de Gandia, a través de la concejalía de Benestar Social, ha organizado, un año más, “Les escoletes d’estiu” con una capacidad para aproximadamente 170 niños de la ciudad durante los meses de julio y agosto, tanto mediante programas de ocio y de tiempo libre como mediante el programa de alimentación infantil. Un programa que se inició el año pasado gracias a la gestión del Gobierno Local para recibir una subvención de la Conselleria.




 

Gandia activa las guarderías de verano  con espíritu solidario

Según la concejal de Benestar Social, Pilar Gavilà, “con la realidad social que vivimos, hay menores que no tienen asegurada la alimentación bàsica en sus casas durante los meses de verano, por lo que, gracias a la subvención de la Generalitat Valenciana y a la aportación del Ayuntamiento y el Plan de Empleo Local, podremos garantizar a los menores una comida diaria”. El pasado 23 de junio desde el Ayuntamiento de Gandia se solicitó a la Generalitat Valenciana la subvención por la que se regulan los programas de Atención de necesidades básicas e inclusión social de menores y sus familias.

Además, se fomentan las actividades de ocio y tiempo libre de una forma lúdica y educativa con el objetivo de reforzar las actividades escolares, desarrollar hábitos y destrezas en los menores a través del juego, así como cubrir las necesidades de la población infantil que no pueden cubrir sus núcleos de convivencia. Para desarrollar las actividades recreativas, los escolares se agrupan por edades.

Respecto a la dispensación de alimentos, se reparten los menús a los padres de aquellos menores a los que les corresponda, ya que el departamento municipal de Benestar Social dispone de una base de datos de las familias en riesgo de exclusión.

Con estas medidas ofrecidas por el Ayuntamiento de Gandia, se asegura que aquellas familias que sufren una privación material severa puedan ver garantizada la alimentación de los menores, así como disponer de una oferta de ocio y tiempo libre, favoreciendo la conciliación familiar. La mayoría de los menores que reciben comida acuden a actividades de tiempo libre, pero hay menores que acuden a actividades que no reciben comida, y otros que sí reciben comida y no acuden a esas actividades de tiempo libre.