Excavaciones arqueológicas en la Villa romana de Ròtova


En la periferia del casco urbano de la población de Ròtova, las labores de desmonte de terrenos realizadas para la construcción de una autovía y para la edificación de una nave industrial pusieron al descubierto las estructuras de una villa romana.




 

Excavaciones arqueológicas en la Villa romana de Ròtova

El emplazamiento posee un encanto especial al estar situado en el bello paraje recorrido por el río Vernissa, afluente del Serpis. En las proximidades se halla el Monasterio de Sant Jeroni.

A un centenar de metros de su emplazamiento discurría el Camino Real, antigua vía romana que enlazaba la antigua ciudad de Dianium  (Dènia) con Saetabi (Xàtiva) y se desplazaba hacia el oeste buscando enlazar con la vía Augusta, una de las calzadas principales del Imperio Romano que, desde Roma, bordeando el litoral mediterráneo, se adentraba en Hispania para terminar en Cádiz. A partir del territorio valenciano continuaba su trayectoria hacia el corredor de Montesa y la Font de la Figuera  para adentrarse en los Llanos de Albacete.   

 

Las villas romanas eran fundamentalmente núcleos de explotación agraria que, además, incorporaban instalaciones de tipo industrial (pars fructuaria). Muchas de ellas contaban con lagar para la producción de vino y almazara para la elaboración de aceite.  

 

Responden a un modelo productivo importado de la Península Itálica basado en el empleo de mano de obra esclava. Las de categoría principal contaban con habitaciones dedicadas a  residencia del propietario (pars urbana) e incluso con termas propias; poseían, además,  alfares donde elaboraban ánforas destinadas al transporte de líquidos y  producían excedentes productos que comercializaban y que eran proyectados hacia los puertos a través de las vías romanas. Las halladas en territorio valenciano pertenecen a la  época imperial creándose a partir del siglo I d.C.

 

Sus edificaciones solían ocupar una extensión considerable y se desarrollaban entorno a espacios al descubierto a modo de patios. En realidad se trataba del mismo sistema constructivo de las villas patricias instaladas en las ciudades aunque al contar  con mayor extensión de terreno disponible podían llegar a alcanzar 1Ha. o más.

 

En la actualidad, auspiciada por el S.E.A.V. de la Excma. Diputación de València, se hallan en proceso de excavación dos de los habitáculos de la Villa de Rótova,   adosados al muro que delimita  la fachada principal aunque disponen de  sendas puertas abiertas a un patio interior. Dentro de los  materiales recuperados, ha sido hallada cerámica del tipo terra sigillata hispánica que  documenta una  instalación de época imperial posiblemente iniciada en la segunda mitad del siglo I d.C., con una perduración que todavía nos es desconocida. Los departamantos excavados se delimiban por muros cuya parte inferior era de piedra y la  superior se culminaba con tapia realizada con tierra apisonada. El hueco  encima de  puertas y ventanas  se cerraba por medio de adobes. Las techumbres estaban constituidas por tegulae (plataformas planas) sobre las que se superponían imbrices (tejas comunes todavía utilizadas en la actualidad). Estas estancias   pudieron formar parte de la residencia del dominus o propietario.