El Arzobispo resalta el ser hombre de Dios y hombre de paz, en la figura de don Salvador Artés


En una misa exequial celebrada en el día de ayer en la Colegiata de Gandía, y ante la presencia de dos Obispos, medio centenar de sacerdotes, y muchos fieles que han llenado la Seo gandiense.




 

El Arzobispo resalta el ser hombre de Dios y hombre de paz, en la figura de don Salvador Artés

El pasado martes fallecía el anciano sacerdote don Salvador Artés a los 92 años de edad en el hospital de Manises, donde se encontraba ingresado. Había sido durante 16 años vicario episcopal territorial en la archidiócesis, durante 26 titular de la parroquia de Nuestra Señora del Socorro de Valencia, y durante más de 30 años director espiritual del colegio de las Escolapias de la capital valenciana.

El miercoles a las 12h Mons. Carlos Osoro presidía la misa exequial, siendo concelebrada por el Obispo emérito de Mondoñedo Ferrol D. Jose Gea Escolano, y el Arzobispo de Mérida Badajoz, D. Santiago García Aracil. En la eucaristía también han participado medio centenar de sacerdotes, entre ellos el Vicario General de la Diócesis de Valencia, D. Vicente Fontestad, el Abad de Gandía, D. Ángel Saneugenio, y distintos vicarios episcopales y arciprestes.

Mons. Osoro en la homilía ha destacado que Artés era un hombre de Dios y un hombre de paz. Al mismo tiempo ha querido agradecer a la comunidad de Betania los cuidados que ha recibido el sacerdote en su vejez, y ha animado a la feligresía que llenaba la Seo gandiense a imitar y acoger el ejemplo del anciano sacerdote.

Salvador Artés era natural de la localidad valenciana de Llocnou de Sant Jeroni, Salvador Artés recibió la ordenación sacerdotal en Barcelona en 1952 e inició su ministerio como profesor y director espiritual del Seminario Mayor. Desde 1975 a 2001 fue titular de la parroquia Nuestra Señora del Socorro, en la capital valenciana. Asimismo, en 1980 fue nombrado por el entonces arzobispo de Valencia, monseñor Miguel Roca Cabanellas, vicario episcopal territorial de la antigua vicaria 1 “Valencia centro” y desempeñó esta responsabilidad hasta 1996. Fue designado miembro del Consejo Presbiteral en 2003 y también fue director espiritual del colegio de las Escolapias de Valencia durante más de 30 años, entre otras responsabilidades pastorales.