Varios grupos políticos se suman al manifiesto por la convivencia en la playa de Gandia


Todos los años, con la llegada del verano, se multiplican las quejas contra el ruido procedente de pubs y apartamentos; es por ello que PSOE, Compromís, Podemos, EU, Els Verds y Ciutadans intentan ahora aunar fuerzas de los representantes políticos, empresarios y ciudadanos para conjugar el ocio y el descanso en la playa de Gandia.




 

Varios grupos políticos se suman al manifiesto por la convivencia en la playa de Gandia

Varios partidos políticos de Gandia han firmado el manifiesto contra el ruido que ha promovido la Asociación de Vecinos por la Convivencia de la Playa. El concejal de Compromís Per Gandia, Facund Puig, ha manifestado a los micrófonos de Onda Naranja COPE que los compromisos que piden los vecinos deberían ser asumibles para cualquier partido político responsable.

Por su parte, el PSOE de Gandia también firmó el manifiesto de la Asociación de los Vecinos por la Convivencia de la playa, al entender que los compromisos que exigen a los partidos políticos son asumibles, tras el modelo turístico implantado por el PP que ha creado demasiadas víctimas para beneficiar a unos pocos.

Esta iniciativa surge después de que los representantes hoteleros, de apartamentos turísticos, de los hosteleros y vecinos de la Playa firmaran otro manifiesto, apoyando la política turística del gobierno local del PP.

La asociación invitó a firmar el documento a todos los partidos, los empresarios del sector, las asociaciones vecinales del Grau y de la Playa así como la Federación Vecinal. Pese a que recibieron la invitación, no firmaron ni entidades empresariales ni vecinales, según apuntó ayer el presidente de esta agrupación, Paco Pajares.

Los Socialistas han criticado que la apuesta por el gobierno por el turismo Shore ha llenado la playa de cristales rotos: la de los turistas y vecinos que no pueden dormir y la de los empresarios que respetan el descanso a pesar de la competencia desleal y la propia imagen de la ciudad, que ha pasado de ser un oasis en la costa valenciana en la ciudad del reality de la MTV. Una situación que sólo se explica desde la connivencia entre los concejales del gobierno y los beneficiarios de esta ciudad que no son los turistas, ni la ciudad, ni siquiera el sector de la hostelería, porque lo único que atrae esta política turística suicida son visitantes low-cost que apenas pasan unos días, o unas horas y que, en demasiadas ocasiones, no necesitan ni lugar para dormir.

Para la concejala del PSOE, Diana Morant, "Quien siembra Gandía Shore, recoge cristales rotos". Y añade que "Si Gandia quiere vivir del turismo la gente que nos visita también debe poder dormir y descansar" y señala que "que las ordenanzas están para cumplirlas; a nosotros nos encontrarán siempre al lado de los vecinos y de la legalidad".