Un vecino de Gandia solicita una queja al Síndic de Greuges por la acumulación de bolsas con heces caninas en el parque Joan Fuster


Una demanda que no ha recibido contestación por parte del Consistorio municipal y que conlleva a malos olores y plagas de moscas perjudicando a los propietarios que acuden con sus perros a esa zona.




 

Un vecino de Gandia solicita una queja al Síndic de Greuges por la acumulación de bolsas con heces caninas en el parque Joan Fuster

 

Un vecino de Gandia ha denunciado ante el Síndic de Greuges una falta de dejadez y desidia por parte del Servicio de Limpieza del Ayuntamiento de Gandia. El residente gandiense manifiesta indignado la no recogida de excrementos caninos en la zona de esparcimiento para perros, que sita en el parque Joan Fuster de la localidad.

 

Se insta que desde el pasado verano, en los meses de julio y agosto, en las Navidades pasadas y en las Fallas de este año, se ha producido una acumulación de bolsas con heces tanto dentro como fuera de las papeleras. Un descontento por parte de los residentes de la zona que declaran "pagar sus impuestos" como el resto de los ciudadanos.

 


Una queja que fue admitida a trámite el pasado 22 de abril, que con fecha 2 de junio, el Síndic comunica que ante la tardanza en recibir el informe solicitado  a la Administración interviniente, se ha vuelto a pedir que les sea remitido urgentemente. Al no recibir contestación, a fecha 7 de agosto, el Síndic se ha visto obligado a recordar una vez más su deber de colaborar para el rápido esclarecimiento de la situación.

 

Unas medidas que han empezado a tomarse desde hace aproximadamente un mes, donde los servicios de limpieza acuden con más frecuencia a la zona de perros.