La sequía marca el inicio de la campaña citrícola en La Safor


Las perspectivas para la campaña citrícola de este año no son buenas, ya que los citricultores tienen que asumir más gastos por el incremento del riego y las tarifas eléctricas.




 

La sequía marca el inicio de la campaña citrícola en La Safor

La campaña citrícola de este año está marcada por la sequía, por el conflicto de Rusia y por la incapacidad de marcar unos precios mínimos que garanticen la continuidad de este cultivo. Ante la falta de lluvia durante el verano se incrementan los gastos de producción y prevén que el agricultor gane menos dinero durante esta campaña.

Desde la Asociación Valenciana de Agricultores, han señalado que la sequía los obliga a incrementar el riego y que el naranjo necesita una aportación de agua mayor y se suma también el aumento en la factura de la luz.

Además, las exportaciones se podrían ver mermadas por el conflicto de Rusia con Ucrania. En Estados Unidos las experiencias de años anteriores tampoco han sido buenas cuando la calidad no fue óptima y podrían reducir la cantidad de pedido. Por último, los precios todavía no se sabe si serán los mismos que en campañas anteriores o no porque no se puede establecer un precio mínimo ya que el Tribunal de la Competencia no lo permite.