Bellreguard presenta un libro de investigación histórica sobre el juego de la pilota


Pilotaris en activo y familiares del mítico ‘quinteto invencible’ reciben un homenaje en la presenación.




 

Bellreguard presenta un libro de investigación histórica sobre el juego de la pilota

Bellreguard ha convertido desde hace años la presentación del programa de fiestas en un auténtico acto cultural. El viernes, rindiendo culto a la tradición, se presentaron las fiestas de 2014 junto con el libro ‘El joc de la pilota a Bellreguard, una història de val i quinze’. Se trata de  “una profunda investigación sobre la afición a la pilota que llegó a su clímax en los años 40 con el Quinteto invencible”, explicó el investigador histórico Juan Antonio Torres, coautor del libro junto a Miquel Escrivà.

El quinteto estaba formado por Carlets, Ullera, Miguel de Vaicama, Pometa y Juanito del Casino. La viuda y una hija de miembros de este mítico equipo y muchos de los que les precedieron como jugadores profesionales fueron subiendo al escenario el viernes para recibir el homenaje del auditorio en pleno. Todos, hasta llegar a Juan Galán, el único pilotari local que queda en activo.  En total se han documentado 40 pilotaris profesionales de Bellreguard en el siglo XX , cuyas biografías aparecen en el libro. Muchos de ellos se encontraban en el auditorio.

Galán hereda un deporte cuyos primeros datos históricos se remontan a 1609, el año de la expulsión de los moriscos, y al movimiento repoblatorio en Valencia que introdujo la afición a la pilota. De hecho, la actual calle Sant Josep de Bellreguard fue durante más de dos siglos ‘el carrer de la pilota’.

La publicación presentada hace referencia al primer documento en el que se relata la primera partida de pilota profesional. Se trata de un artículo publicado en 1849 de un histórico desafío en el que participaba un bellreguardí, Salvador Cremades, incluido en el equipo de los mejores jugadores al norte del Júcar, que se enfrentaba al del lado sur. Juan Antonio Cremades resuelve que Salvador fue un mito de la pilota “que paseó el nombre de Bellreguard por toda la Comunidad Valenciana y sembró mucha afición  en el pueblo”.

El legado de Cremades arraigó tanto que a finales del XIX aparecen en Bellreguard 12 profesionales de la pilota, lo que movió al rico abogado Fernando Bosch a construir un nuevo trinquet. La renovación de las instalaciones fue el entorno perfecto para generar un semillero de pilotaris de raspall i dalt corda. “Bellreguard fue un referente en toda la  provincia, sobre todo en la década de los 40 con el Quinteto Invencible”, sentenció Cremades.

La afición llegó a extenderse tanto que hoy son muchos los vecinos que se enorgullecen de tener pilotaris profesionales en su árbol genealógico. El mismo alcalde de Bellreguard, Jaume Ascó, tuvo un recuerdo para los de su familia en la presentación del libro publicado en conjunto por edicions Tívoli y el Ayuntamiento.