El Ayuntamiento de Miramar adquiere una pizarra digital interactiva para la Escoleta Infantil Municipal


El Consistorio presidido por Asensio Llorca ha invertido 3.000 euros en este nuevo equipamiento, del que ya disfrutan los alumnos de 0 a 3 años de Miramar.




 

El Ayuntamiento de Miramar adquiere una pizarra digital interactiva para la Escoleta Infantil Municipal

El Ayuntamiento de Miramar ha invertido 3.000 euros en dotar a la Escoleta Infantil Municipal de una pizarra digital interactiva, que ya está en funcionamiento en el centro escolar miramarino. El Consistorio presidido por Asensio Llorca ha llevado a cabo esta inversión con cargo a los fondos propios municipales.

Tal y como explica el regidor de Educación del Ayuntamiento de Miramar, Manuel Hidalgo, “la pizarra digital ofrece diversas ventajas para el aprendizaje de los alumnos, ya que posibilita que las clases puedan ser más divertidas y dinámicas. Por otra parte, los alumnos, en general, están más atentos, motivados e interesados. La pizarra digital también ayuda a los más pequeños a introducirse en las nuevas tecnologías. Finalmente, también nos facilita el acceso a Internet y a infinidad de aplicaciones informáticas educativas”.

Por su parte, el alcalde de Miramar, Asensio Llorca, explica que el compromiso del Ayuntamiento de Miramar con la educación “no se limita a la concesión de ayudas directas a los estudiantes, tal y como hacemos con las becas municipales, sino que también nos preocupamos de que los escolares de Miramar tengan a su disposición los mejores recursos y materiales didácticos, como es el caso de esta pizarra digital interactiva. En el caso de los alumnos de 0 a 3 años de Miramar, también es necesario recordar que el Ayuntamiento de Miramar incrementa año tras año sus aportaciones a la Escoleta Municipal, con el objetivo de compensar el importante descenso en las ayudas que está llevando a cabo la Generalitat Valenciana durante los últimos años.

Por ello, desde el Ayuntamiento de Miramar hacemos un gran esfuerzo económico para financiar parte del coste de funcionamiento de nuestra Escoleta, y no tener repercutir en los padres el coste íntegro de la prestación de este servicio, imprescindible hoy en día para poder conciliar la vida laboral de los padres con la educación de los hijos”.