Jaume Borrás, concejal de urbanismo de Gandia ha querido incidir de nuevo en rueda de prensa, sobre la problemática de Marxuquera.


Jaume Borrás, concejal de urbanismo de Gandia ha querido incidir de nuevo en rueda de prensa, sobre la problemática de Marxuquera, en concreto sobre la postura que adoptó en su día el PP y que ayer refrendaba ante la asamblea del Partido. Borrás ha insistido en que el Sr. Mut se ha limitado a realizar unas acusaciones muy graves contra miembros del gobierno municipal sin haber presentado ni un solo documento, y abandonando la comisión monográfica en la que el gobierno municipal presentaba documentación, que además ha asegurado está a la disposición de los interesados, que no sólo ha sido elaborada por los técnicos municipales, sino que además, demuestra que las acusaciones de los populares carecen de base. Borrás ha insistido en que el comportamiento de los populares no se puede tolerar ya que lo único que están haciendo es crear más discordia en la barriada. Pero el concejal también ha querido aprovechar la comparecencia pública para exigir al concejal Víctor Timoner, sobre el que asegura pesan graves acusaciones de utilización para beneficio propio de información conocida con motivo del cargo, que aclare de forma inmediata, tanto ante la comisión de urbanismo como ante la ciudadanía, la compraventa de la parcela del Rajolar. Borrás ha asegurado que de momento no tienen documentación que muestre indicios de ilegalidades, pero sí de comportamiento carente de ética, algo que en un concejal no se debe permitir.




 

Jaume Borrás, concejal de urbanismo de Gandia ha querido incidir de nuevo en rueda de prensa, sobre la problemática de Marxuquera.

El concejal del Partido Popular, Javier Soldevila ha asegurado que los presupuestos de 2006 presentados por la concejal de Hacienda, Ana García no son tan positivos como quiere hacer creer el Gobierno, ya que actualmente la ciudad está aquejada de una gran deuda registrada en un 83 %. Una cifra que tampoco satisface al concejal popular, ya que asegura que en realidad la deuda de la ciudad asciende al 127 %, y que pese a la autorización del Ministerio de Economía de reducir la deuda, ésta no puede haber menguado hasta un 83 %.